¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Carnaval de Cádiz cruza en el Liceo una frontera invisible

Cuatro agrupaciones ofrecen en el prestigioso teatro catalán una actuación para la historia ante más de 2.000 personas y un ambiente espectacular

La comparas 'La Eternidad' interpreta su presentación en el gran teatro del Liceo de Barcelona /

Quizás nunca haya una meta, pero en cualquier camino hay hitos, momentos, vivencias que marcan un antes y un después. Que acarician el simbolismo y descubren un nuevo horizonte que, al comenzar la andadura, era inimaginable.

Dos símbolos cruzaron este domingo su camino. Por un lado, el Carnaval de Cádiz, fiesta popular de una ciudad que se agarra a ella para vestir su sonrisa en un contexto demasiado prolongado ya de sufrimiento económico y social. La creatividad y el ingenio hechos copla y música han servido de trampolín para escapar de esa realidad y, al mismo tiempo, contarla. Fiesta abierta, libre, irreverente y crítica.

Por otro, el gran teatro del Liceo de Barcelona. Donde la ópera congregaba a lo más granado de la sociedad catalana. La élite cultural se ha dado cita casi de forma cotidiana en este teatro barcelonés que cuenta con 170 años de historia, y que es considerado uno de los más prestigiosos del mundo.

En las pruebas de sonido, con el teatro encendido, los grupos de Martín y Vera Luque ya se percataron de la dimensión que adquiría que el Liceo acogiera una jornada con el Carnaval de Cádiz como único protagonista. Un lujo, un reto, una responsabilidad.

A las 17:00 se abrieron las puertas del teatro ubicado en La Rambla y poco a poco empezó a acceder un público variopinto y caracterizado por la ilusión. Muchos eran hijos de emigrantes andaluces que llevaban más de 40 años viviendo en Cataluña, otros eran gaditanos que tuvieron que exiliar en su día y encontraron en el norte su proyecto de futuro, y otros tantos eran aficionados que desde Santander o Castellón, por citar dos ejemplos, se habían desplazado hasta la ciudad condal para poder disfrutar del Carnaval de Cádiz en directo.

La primera copla del Carnaval de Cádiz en el Liceo sonó en las voces de ‘Ley de Vida’, la comparsa de Antonio Martín, a las 18:16 horas. Parecían sólo 16 personas cantando -el autor entre ellos-, pero en esos acordes estaba presente la historia de aquellas letrillas del Tío de la Tiza, de los coros de Cañamaque, de las comparsas de Paco Alba, del cuplé de Fletilla, del soniquete cuartetero del Peña y el Masa. La fiesta más gaditana había cruzado, en esas voces, una frontera invisible.

Las más de 2.000 personas que abarrotaron la sala no dejaron de animar a las agrupaciones con cánticos que se escuchan en el Falla y palmas al son más carnavalero. Un público entregado que esperaba una sesión mágica. Y así fue.

‘Ley de Vida’ comenzó su actuación con la presentación, y la terminó, después de que Antonio Martín cantara en solitario el pasodoble de ‘Los héroes del 3x4’, con un pasodoble de 'Capricho Andaluz' y la presentación de 'Caleta'. El Liceo se volcó en la última letra. El sonido de la sala mejoraría progresivamente, aunque mientras estuvo la comparsa de Martín sobre el escenario no fue especialmente bueno. En cualquier caso, las sensaciones eclipsaron todo, y buena prueba de ello son las lágrimas derramadas por algunos de los espectadores al escuchar los primeros acordes de una copla del Carnaval de Cádiz en el teatro del Liceo.

Tras la comparsa del veterano autor llegarían los marcianos de Vera Luque.‘Los del planeta rojo…pero rojo, rojo’ fueron muy aplaudidos en el teatro barcelonés, que ansiaba desde el primer momento –tal y como se escuchó entre copla y copla- la última pieza que ofrecería la chirigota ganadora del COAC 2017: la presentación de 'Los Hinchapelotas', con todo el teatro en pie cantándola junto a la agrupación. Sin duda, el momento más especial de la hora exacta que estuvo Vera Luque sobre las tablas del auditorio.

Casi sin tiempo para saborear ese momento tan enérgico llegó el Selu, aunque con Juan. La chirigota de José Luis García Cossío se presentó en primer lugar con el tipo de ‘Si me pongo pesao me lo dices’, para posteriormente y tras un descanso de 20 minutos, aparecer en escena con el tipo de ‘Mi suegra como ya dije’. El Selu interactuó mucho con el público, que se entregó al humor sutil y fino, a la ironía practicada por el autor gaditano en cada pasodoble, en cada cuplé, en cada cuarteta.

Y por último, para poner el broche a una tarde de sensaciones mágicas, la comparsa de Antonio Martínez Ares ‘La Eternidad’, quizás el grupo que mejor sonó en el teatro catalán. Tras la presentación, interpretada con la fuerza que caracteriza a la agrupación, la comparsa cantó dos pasodobles, dos cuplés, el popurrí y el pasodoble con el que remató la final del COAC 2017, y todo ello antes de recordar coplas de otras agrupaciones de ‘El niño’.

La función acabó poco antes de las 22:30 horas con un teatro del Liceo aún abarrotado. Había ganas de Carnaval de Cádiz en Barcelona y se notó este domingo. La iniciativa, impulsada por la Fundación Andacat (Andalucía-Cataluña) supone un salto cualitativo de la fiesta popular gaditana.

La expedición

Las cuatro agrupaciones que cantaron en el teatro del Liceo de Barcelona para representar al Carnaval de Cádiz salieron el mismo domingo para la ciudad condal. Es tiempo de aprovechar los contratos que en diferentes puntos de la geografía española se les ofrecen y por ello todas decidieron apurar hasta el día de la actuación su viaje.

La primera en llegar a Santa Justa fue la comparsa de Antonio Martínez Ares, ‘La eternidad’. El autobús que trasladaba a la comparsa dejó a sus componentes a las 5:00 horas en la estación de ferrocarril sevillana. Era sólo una parada más de un fin de semana largo para sus componentes. El grupo cantó el sábado en Écija y luego en Moriles antes de viajar a Sevilla para coger el tren que los llevaría a Barcelona.

También desde Sevilla salió ‘Mi suegra como ya dije’. Los integrantes de la chirigota del Selu ofrecieron un pase el viernes y otro el sábado en Fibes. El auditorio sevillano, con capacidad para 3.500 espectadores, presentó lleno en las dos sesiones de Carnaval de Cádiz que se habían programado. Tras pernoctar en la capital hispalense, la chirigota del Selu coincidió con la comparsa de Martínez Ares en el AVE que la llevará hasta la capital catalana.

Por su parte, la chirigota de José Antonio Vera Luque ‘Los del planeta rojo…pero rojo, rojo’ subió al tren junto a la comparsa de Antonio Martín ‘Ley de vida’ en la parada de Puente Genil. Los marcianos de Vera Luque y la comparsa del ‘Niño de San Vicente’ actuaron el sábado en Villanueva de Algaidas (Málaga) y pernoctaron por la zona antes de coger el tren a Barcelona en la estación más cercana.

En cualquier caso, sólo son unas horas. Nada comparado con el largo viaje del Carnaval de Cádiz hasta llegar a este 19 de marzo de 2017, nada comparado con todo lo que ha tenido que esperar la fiesta popular gaditana para lograr un hueco en la programación del que quizás sea el teatro más prestigioso de España. El Carnaval de Cádiz se hizo este domingo como siempre donde nunca, en lo que supone un indudable salto simbólico en la percepción de la fiesta como una oferta cultural de referencia.

Cargando