¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Micromentario

“Me llamo Miguel Hernández Gilabert, le dije”

La suplantación de personalidad en el micromentario semanal de Pepe Belmonte para Hoy por hoy

Pepe Belmonte, catedrático de Literatura en la UMU /

Suplantación de personalidad

Sucedió no en Manhattan, sino en Elche, la vecina y bonita ciudad de las palmeras. Fue el pasado jueves. Les cuento.

La Universidad Miguel Hernández de Elche, que cumple ahora 20 años de existencia, llevaba a cabo el acto de entrega de los premios a la excelencia, convocado por su Consejo Social. Y tuve el gran honor de estar entre los invitados.

Para evitar el aburrimiento propio de estos actos protocolarios, decidí gastar una broma. A la hora de entrar en el salón de actos, una elegante señorita, con su correspondiente lista de invitados en la mano, me pidió, muy amablemente, que me identificara.

“Me llamo Miguel Hernández Gilabert –le dije”. Dudó un instante y, de inmediato, después de mirarme de reojo, comenzó su infructuosa búsqueda entre la larga lista de invitados.

Dio vueltas y más vueltas a sus papeles hasta que, dirigiéndose a mí, un tanto preocupada, me dijo: “Lo siento, pero no lo encuentro”. Mi mujer, que fue una de las galardonadas, por lo que aprovecho la ocasión para felicitarla, al observar el lío que yo había montado y la acumulación de personal en la puerta de entrada, deshizo el embrollo y le dio mi verdadero nombre a la chica que, a buen seguro, a día de hoy, por la cara que puso, sigue sin entender absolutamente nada.

Después del inofensivo incidente, ahora comprendo mucho mejor aquel suceso que tuvo como protagonista al verdadero y original Charles Chaplin, quien se presentó a un concurso para ver quién hacía mejor el papel de Charlot y sólo obtuvo el segundo puesto.

Pepe Belmonte

Cargando