¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

REFERÉNDUM ILEGALEl Govern ya ha mandado las primeras notificaciones a miembros de 'mesas electorales' del 1-O

La ‘primera vez’ de Jorge Ignacio Roca

El supuesto cerebro del Caso Emarsa declara por primera vez en "audiencia pública" en una de las piezas separadas de la macrocausa y se muestra desafiante

Jorge Ignacio Roca y los tres acusados en la pieza 6 de EMARSA /

Desafiante y provocador Jorge Ignacio Roca ha declarado ante el juez que juzga la pieza 6 del Caso Emarsa: delito fiscal y falsedad documental. Se sienta en el banquillo junto a tres empresarios, los propietarios de NOTEC, la empresa que trataba los lodos de Emarsa. Recordamos que los sobrecostes cobrados presuntamente por esa empresa son el eje principal de esta macrocausa.

En este caso, la pieza 6, hablamos de como NOTEC habría evitado pagar (siempre supuestamente) 251.000 euros del impuesto de sociedades de una operación de doscientos millones de euros para comprar y equipar 10.000 taxis para Pakistán. Al final todo fue un fiasco.

Roca era el encargado de hacer cumplir la "Carta de Crédito": documento que fija las condiciones de la operación y que se basa en un aval bancario. Jorge Ignacio Roca ingresó por aquello 667.000 euros gracias a un contrato con unas contrapartidas claramente beneficiosas para él. De hecho fue el único que cobró por aquella fallida operación.

Ha intentado justificar unas gestiones poco claras. No consta en el sumario justificante alguno de las reuniones que el empresario ha asegurado que mantuvo en varios países ("hablo seis idiomas y tengo varios másters" ha sido su aval). Ni justificantes de gastos ni nada más allá de algunos correos electrónicos que no citan la "Carta de Crédito". Roca se ha justificado en que lleva un año preso aquí y que no tiene forma de acceder a sus ordenadores y a su contabilidad.

Lo bien cierto es que no ha dado detalles claros, ni siquiera ha querido indicar en qué banco internacional trabajó cuatro años como ha asegurado porque no le parecía que "viniera al caso". Poca concreción que ha justificado en que no ha podido aportar ninguna documentación (tampoco lo ha hecho quién le contrató); en que hace nueve años de aquello; en que la mayoría de gestiones fueron verbales... Incluso ha mostrado públicamente distancia con su abogado defensor (de oficio) y ha indicado que hace cuatro meses realizó una petición para tener acceso a documentación (solicitó un notario) pero no ha sido atendida de momento.

Los otros tres acusados: los hermanos José Luis y Enrique Sena y Vicente Roca tampoco han aclarado mucho. Ni siquiera han explicado por qué contrataron a Roca. Ni siquiera cuándo y por qué le conocieron (Roca ha indicado que por sus relaciones en Emarsa). Tampoco por qué el contrato tenía condiciones tan ventajosas para Roca sin contrapartida alguna para Notec. "El negocio lo dábamos por hecho", ha indicado uno de ellos.

Todos se enfrentan a una petición de pena de tres años y medio de prisión y a una multa de 600.000 euros.

Cargando