¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Aragón recurrirá si se autoriza el trasvase en Cataluña

La CHE remarca que no decide sobre trasvases entre cuencas y recuerda que agua del canal Segarra –Garrigues a municipios catalanes es una concesión de agua que se remonta a los años 90

La autorización de un trasvase del Ebro a través del Canal Segarra-Garrigues, tal y como pretende la Generalitat de Cataluña, "sería un fraude", según el Gobierno de Aragón. Si la Confederación Hidrográfica de Ebro da el visto bueno a la obra, el ejectuvo autonómico acudirá a los tribunales y recurrirá. Desde el organismo de cuenca recuerdan que no está en su mano autorizar -o no- un trasvase, sólo aprobar una concesión de aguas.

La Generalitat, recordamos, pretende construir 122 kilometros de tuberías para llevar agua del Ebro a mas de 30 municipios. Al menos 4 de ellos están fuera de la cuenca. Y todo haciendo uso de caudales para riego. El consejero de Desarrrollo y Sostenibilidad, Joaquín Olona, espera que la CHE no lo autorice porque "sería un fraude que se abordara esa obra, con caudales solamente autorizados para riego, y menos todavía en base a una autorización que se produjo en 2010 de carácter transitorio y temporal con unas condiciones coyunturales". 

Si la autorización llega, el Gobierno de Aragón recurrirá. "Confío en que la administración general del Estado, la Confederación Hidrográfica del Ebro, rechazará esa solicitud que supone, en definitiva, un trasvase claramente", ha indicado. "Si esta autorización a esta obra se produjera, lo vamos a recurrrir". 

La CHE no decide

Sobre este intento de Cataluña de llevar agua del Ebro a cuatro localidades de sus cuencas internas, fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro quieren dejar claro que la CHE no decide sobre trasvases entre cuencas y que este caso, que supone llevar agua del canal Segarra –Garrigues a municipios catalanes, es una concesión de agua que no es nueva porque el proyecto se remonta a los años 90.
En cualquier caso, las mismas fuentes de la Confederación indican que esa concesión no está decidida, y que pueden pasar varios meses hasta que se resuelva, porque es un trámite complicado.

Esta polémica se ha reactivado porque hace menos de un mes la Agencia Catalana del Agua llegaba a un acuerdo con las diputaciones de Tarragona, Lleida y Barcelona donde se establecía la aportación de dinero público a este proyecto. Cuatro de esos pueblos que están prácticamente fuera de la cuenca del Ebro. Son Montmaneu, Santa Coloma de Queral, Les Piles y Forés. Entre los 4 tienen menos de 6.000 habitantes.

La posibilidad de llevar agua a estas localidades es porque hay una orden ministerial de octubre de 2010 que lo autoriza. El Gobierno de Aragón fue consultado antes, y en enero de ese mismo año, el ejecutivo de coalición PSOE-PAR emitió un informe preceptivo aceptando esa obra, pero incluyendo algunos condicionantes: que pudiera ser reversible, que el caudal trasvasado fuera inferior a 0,6 hectometros al año, que sólo fuera utilizado para agua de boca y que no afectase a la reserva de 6.550 hectómetros cúbicos que recoge el Estatuto de Autonomía de Aragón. 

Este asunto también genera polémica dentro de Cataluña, porque la Plataforma en Defensa de las Tierras del Ebro está en contra de este mini- trasvase, porque considera que abre la puerta de un trasvase de agua mayor a la ciudad de Barcelona. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?