¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La triste historia de siempre

Hoy por Hoy Soria

Alfonso Fernández Mañueco ganó la presidencia del PP en Castilla y León, pero su victoria no encaja en gran parte de la comunidad. Cuentan y no paran de actuaciones fraudulentas con los militantes, de cuotas que se pagan a cambio de un determinado voto, de movimientos extraños con las papeletas que venían ya marcadas. En Soria, por ejemplo, toda esta situación ha provocado que por primera vez los afiliados populares más críticos hablen públicamente y sin reparos de un partido dinamitado con una brecha que lo divide en dos bandos difícilmente irreconciliables, ganen unos o los otros.

Este es un capítulo más de la triste historia que rodea a los grandes partidos políticos de este país. Todo ha sufrido un cambio sustancial en los últimos años, pero en la política, a pesar del propósito de enmienda después de 2015, nada ha cambiado. Todo sigue igual. Son demasiados favores debidos, muchas maniobras en la oscuridad y mucho postureo democrático, pero nada más. No son honrados ni con ellos mismos. Ni lo son, ni lo parecen. Una pena.

Cargando