¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

AUDIOSigue el anuncio de los ganadores de los Premios Ondas 2018

"La afición me respeta, pero hay gente en el club que no"

Edu Villegas, guardameta del Xerez DFC /

Edu Villegas explotó de felicidad cuando acabó el partido ante el líder en Chapín. Las últimas semanas no habían sido fáciles para él, sobre todo tras saber que un directivo de la parcela deportiva había planteado al cuerpo técnico sus dudas sobre el rendimiento del capitán azulino. Por eso, al acabar el encuentro y cuando ese mismo directivo le quiso felicitar por la victoria, Edu le retiró el saludo e incluso tuvo unas palabras con él.

“No voy a permitir que se me falte el respeto”, manifestaba el cancerbero en Diario de Jerez, donde defiende sus números como titular indiscutible en la portería desde la llegada de Juan Antonio. Sobre las críticas que ha recibido el equipo en las últimas fechas, sostiene que “así es el fútbol, los aficionados son los que mandan, respeto sus opiniones pero no es menos cierto que nosotros también somos personas, tenemos sentimientos y nos duelen este tipo de situaciones porque restan no suman. La semana fue complicada, ha perjudicado más que ha beneficiado. El partido se ganó y todo se ve ahora con más optimismo pero eso fue el domingo, el sábado, el viernes y el jueves el equipo estaba moralmente tocado por todo lo que estaba sucediendo”.

 

El guardameta azulino recuerda que “yo soy un profesional que siempre se ha ganado la vida con el fútbol, ahora no gano casi nada y sigo viviendo por y para este club como si fuese un profesional. A algunos le podré gustar más y a otros menos, pero mi rendimiento está ahí y es duro que se quieran reír de ti en tu propia cara. Yo me entrego en cuerpo y alma en todos los sentidos, siempre estoy dispuesto para todo lo que el club necesita en cualquier parcela y, como he dicho antes, no voy a permitir que se me falte al respeto como algunos directivos han hecho. Eduardo Villegas no va a permitir eso. El míster es un profesor del fútbol, un lujo para esta categoría. Llegó en una situación complicada, ha perdido dos partidos y estamos muy cerca de los puestos de ascenso. Sinceramente, que sea criticado tan duramente tampoco entra dentro de la normalidad”.

Dice que no se siente respetado por algunos directivos: “El entrenador me respeta, mis compañeros me respetan, la afición me respeta pero hay gente dentro del club que no. Yo me siento agradecido al xerecismo, me siento una persona feliz por estar dónde estoy pero hay algunos, muy pocos, que han querido preparar mi funeral antes de tiempo. Evidentemente, se habrán encontrados solos en el velatorio. El xerecista más feliz del mundo después de ganar al Cádiz B era yo por cómo salió el partido y por cómo me salieron las cosas. Lo más importante era ganar pero a nivel personal también estoy satisfecho por cómo había transcurrido la semana. A ver, los goles se los meten a los porteros. En Lora perdimos pero el partido anterior me elogiaron, el anterior, también y el otro, también. La minoría a la que me refiero pidió mi cabeza en Lora y eso desestabiliza a cualquiera. Soy profesional y ya sólo pienso en entrenar y en seguir trabajando con la misma ilusión para dejarnos la vida el domingo y sumar los tres puntos, pero duele y de ahí mi reacción tras el derbi”.

Lamenta que las críticas lleguen desde dentro, porque “hacen más daño. Cada uno tiene que dedicarse a su parcela pero los hay empeñados en meterse en funciones que no les corresponden. Reconoce que hace dos semanas hubo llamadas de directivos pidiendo apoyo a los pesos pesados de la plantilla para destituir al entrenador: “A mí me llamaron y han pasado cosas que no tenían que haber pasado. Cada uno tenemos nuestro rol. En aquella situación salí en defensa del técnico porque es lo que pensaba y lo que pensaba el grupo. Yo soy el capitán y me imagino que por eso me llamaron, como hicieron con otros jugadores importantes. Creo que las respuestas serían similares a las mías porque ya no pasó nada más. De todos modos, yo hablo en mi nombre, lo que hablaron con otros compañeros, evidentemente, deben explicarlo ellos”.

 

Cargando