¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

REFERÉNDUM ILEGALEl Govern ya ha mandado las primeras notificaciones a miembros de 'mesas electorales' del 1-O

"...Y los pobres cada vez más pobres"

El comentario de Alberto Calleja

Dicen que pasó la crisis y es mentira. Las consecuencias del seísmo se extienden más allá del epicentro y están dejando multitud de personas que no ingresan nada, otros tantos parados sin expectativa halagüeña y la aparición de un nuevo trabajador, el "obrero pobre".

La precariedad del trabajo de muchos no les da siquiera para pagar los gastos de su día a día. Contratos temporales, salarios ridículos y cambios continuos de empresa son el pan de cada día para muchos.

¿Tan mal están las cosas que los grandes empresarios no pueden ofrecer otra clase de empleo? No, el problema no es ese.

Los grandes empresarios quieren ganar más de lo que ganaban o, como poco, lo mismo. Y para que ellos sigan ganando millones de euros como cada vez es más complicado que sus empleados consigan ingresar más el único camino es el recorte de gastos. Y nada más fácil y rápido que recortar en personal.

Las grandes empresas fijan cada año un presupuesto con un cálculo de ganancia. No llegar a la prevista significa - sólo para ellos - que hay pérdida. Y es mentira. Perder es cuando uno gasta más de lo que ingresa. No ganar lo que presupuestaste (cada año por supuesto un poco más para que el "jefazo" de turno gane lo mismo o más) no es perder. Y sin embargo el sistema les faculta ampararse en esas falsas pérdidas para despedir.

El sistema bonifica, beneficia, incita a los grandes empresarios que tienen patente de corso para lo que quieran. Porque tienen el dinero, y con él el poder. Y a ellos se pliegan los políticos y se pliega el sistema sin pensar más que en ellos. Incluidos los jefes de los sindicatos que, por lo que se ve o peor, por lo que no se ve parece que comen también en la mesa de los ricos.

Al tiempo se machaca al pequeño y mediano empresario. Ese sí que paga por todo. Y cada vez más. Ese sí tributa por todo y no está exento de nada.

La perversión es tan completa que, si nada cambia, será imposible salir de la crisis para muchos pero ¿qué más da? esos de los que hablamos jamás tuvieron crisis, ni la tendrán.

Ellos cada vez son más ricos mientras, por su culpa, los pobres cada vez lo son más y su número aumenta.

Cargando