¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Visto para sentencia el juicio por presuntos abusos sexuales a dos niños por parte de su abuelo

El juicio se ha celebrado a puerta cerrada y la defensa alega como atenuante la enfermedad degenerativa del acusado

Imagen de la sala de la Audiencia Provincial de Segovia donde se ha celebrado el juicio por presuntos abusos sexuales /

Hoy ha tenido lugar en la Audiencia provincial de Segovia el juicio por los presuntos abusos sexuales de un hombre de avanzada edad a dos nietos suyos de ocho y cinco años. El juicio ha estado presidido por Ignacio Pando Echevarría, presidente de la audiencia de Segovia, y se ha celebrado a puerta cerrada.

La Fiscalía provincial ha solicitado doce de años de cárcel para un hombre, R.A.R. por un presunto delito de abusos sexuales continuados en la modalidad agravada sobre sus nietos de ocho y cinco años de edad. Los hechos tuvieron lugar en continuadas ocasiones entre los años 2012 y 2014 cuando, según el Ministerio Público, el acusado se valió de su condición de abuelo de las víctimas con el “animo de satisfacer su apetito sexual y deseos libidinosos”. Según la Fiscalía después de cada presunto abuso el acusado insistía a la nieta que aquello era “un secreto” y que no se lo dijera a nadie.

La abogada de la acusación particular Paula Sanz no ha querido hacer declaraciones por expreso deseo de la familia. El juicio de hoy ha contado con cuatro declaraciones periciales y ocho testigos de los hechos entre los que se encuentran los dos niños, cuyas declaraciones han sido visionadas grabadas en video. Por su parte Rebeca Sanz abogada defensora ha pedido un atenuante de la pena por la enfermedad degenerativa  que sufre el acusado.

El auto señala que en la primavera del 2014, llamó la atención de su nieto, de 5 años, “diciéndole que le iba a dar cromos” para llevarle a una habitación, cerrar la puerta y pedirle “que se bajase los pantalones y que cerrase los ojos”

Además de la pena de prisión se solicita la prohibición para acercarse a las víctimas a menos de 500 metros, así como comunicarse con ellas, al menos durante diez años. Además se pide una indemnización de 30.000 euros por los daños morales sufridos. El juicio se ha desarrollado a lo largo de la mañana y ha quedado visto para sentencia en esta jornada.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?