¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los estudiantes con deberes logran mejores notas

Un estudio de la Universidad de Oviedo y la Consejería de Educación concluye que los centros que encargan trabajos en casa obtienen mayores resultados. Deberes sí, pero con criterio.

Deberes sí, pero no de cualquier manera /

Investigadores de la Universidad de Oviedo y técnicos de la Consejería de Educación del Principado de Asturias acaban de publicar, en la revista Frontiers in Psichology, los resultados de un estudio que demuestra las ventajas de los deberes. Según este trabajo, los centros que encargan trabajos a sus alumnos obtienen mejores resultados. La investigación se ha realizado sobre una muestra de 26.000 alumnos se segundo curso de la ESO, de 900 centros educativos de toda España. El informe determina que, en aquellos grupos en los que se programan deberes se experimentan ganancias en matemáticas y Ciencias, que llegan al 20% de desviación respecto de aquellos centros donde no se mandan deberes.

La conclusión irrumpe en el centro de un debate que la comunidad escolar viene manteniendo desde hace años. “Deberes sí, pero no de cualquier manera”: es el resumen que hace el catedrático de Psicometría de la Universidad de Oviedo, José Muñiz, uno de los firmantes del trabajo, que nos ha acompañado en Asturias Hoy por Hoy. El objetivo de este trabajo extra no es otro que afianzar conocimientos y ayudar a generar hábitos de trabajo, autonomía y organización. Por eso importa más el cómo se hace que cuanto tiempo o qué cantidad de trabajo se encarga. Muñiz explica que“no se trata de algo reiterativo, como hacer 40 cuentas; sino de mandar tareas que reten al estudiante, que le saquen de su zona de confort”.

Lo ideal, según esta investigación, sería que el alumno no emplease más de 60 o 70 minutos diarios haciendo los deberes. Pero este tiempo varía en función del estudiante. De hecho, lo más adecuado sería que se hiciese de manera individualizada considerando la situación del estudiante. Eso sí, afirma Muñiz que “si no se van a corregir esos trabajos al día siguiente y a darle consejos al alumno, mejor no encargarlos. No serviría para nada”. Además, estos trabajos que se han de hacer en casa es necesario coordinarlos, si no se pueden multiplicar hasta lo inasumible: “Si son cuatro o cinco profesores mandando deberes y estos no se coordinan, se puede acabar con una carga de labores imposible de sacar adelante”. Por eso los investigadores insisten en la necesidad de ordenación a nivel de aula y centro.

El estudio ahonda también en el papel que han de jugar los padres. Aquí nuestro invitado es tajante: “Los padres no deben ayudar a hacer los deberes. Están pensados para que el estudiante trabaje de forma autónoma”. Y en lo que se refiere a las clases particulares, el profesor Muñiz lo tiene claro: “No son necesarias a no ser que el alumno experimente un retraso. Sólo son necesarias en el caso de que necesite algún apoyo. De otra manera, un estudiante normal no necesita un profesor extra que le ayude con los deberes”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?