¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los geólogos españoles, a favor de explotar el uranio de Salamanca

Abogan por explorar los recursos mineros autóctonos tales como el uranio en Salamanca, el feldespato en Ávila, el zinc en Cantabria o las tierras raras de Castilla-La Mancha

El Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG) ha abogado por explorar y explotar los recursos mineros autóctonos tales como el uranio en Salamanca, el feldespato en Ávila, el zinc en Cantabria o las tierras raras de Castilla-La Mancha por su contribución a reducir la "evidente dependencia" de las industrias españolas de minerales foráneos.

Según ha explicado el colectivo, el criterio del ICOG es que estas actividades deben continuar "siempre que respeten escrupulosamente el medio ambiente" y asegura que la actividad minera no tiene por qué conllevar ningún problema con el entorno, si se realiza con criterios modernos y con las máximas garantías ambientales.

Por ello, propone a las comunidades autónomas, encargadas de conceder los permisos de exploración y explotación, que cuenten entre sus equipos con profesionales dedicados a las Ciencias de la Tierra y que diseñen estrategias sostenibles para el uso de sus recursos minerales.

Además, considera que deben abordar "estrategias de recursos minerales en cada una de las comunidades autónomas, como la presentada recientemente por parte de Castilla y León o las ya existentes en la Comunidad de Castilla-La Mancha o en Andalucía".

En este contexto, señala que de acuerdo con datos del 'Panorama Minero del Instituto Geológico y Minero (IGME)' en 2014, España importó 68.440 millones de euros en recursos minerales, de los cuales un 80 por ciento fueron recursos energéticos y un 20 por ciento (14.165 millones de euros) rocas y minerales industriales y minerales metálicos.

Estas importaciones generaron al país un déficit de 39.544 millones de euros, el 40 por ciento del cuál correspondió a rocas y minerales industriales y minerales metálicos. Por establecer una comparativa, esa cantidad representó, por ejemplo, el 60 por ciento de los ingresos por turismo nacional en 2014.

El colegio señala también en declaraciones a Europa Press que la decisión de investigar los yacimientos minerales o reabrir una mina depende "en gran medida de las fluctuaciones cíclicas de los precios mundiales de las materias primas y de la investigación y el conocimiento de los yacimientos".

Por ello, valora que debido a la "evidente dependencia de las industrias españolas de la importación de minerales foráneos, España debe aprovechar y hacer uso de sus propios recursos.

Respecto a los diferentes proyectos mineros activos en la actualidad en el territorio nacional, el colegio profesional ve "positivo" investigar" y, si es posible, aprovechar los recursos propios "siempre que se respete el medio ambiente y los proyectos sean económicamente viables".

Por comunidades, destaca que recientemente hay un resurgimiento de la exploración minera de minerales metálicos sobre todo en regiones como Extremadura, Andalucía y Galicia. Pero también en Cantabria donde el gobierno regional ha planteado una reforma de la Ley del Suelo para volver a investigar el entorno de la mina de zinc de Reocín.

En concreto, en Castilla y León, en la provincia de Salamanca, se plantea abrir una mina de uranio y en Ávila se investigan diversos yacimientos de feldespato mientras en Castilla-La Mancha, en la provincia de Ciudad Real existe un proyecto de tierras raras.

"Estos proyectos tienen una fuerte contestación social local por el lógico miedo a los posibles efectos ambientales negativos que las futuras explotaciones pudieran generar", admite el Colegio que, sin embargo, incide en que en algunos casos son proyectos mineros que ha habían tenido actividad o bien que no han planteado "ningún" problema medioambiental.

En otros, el ICOG estima que los proyectos tienen un impacto ambiental "razonablemente mínimo si se utilizan las mejores técnicas disponibles y se controlan eficazmente con personal cualificado desde las autoridades mineras y ambientales.

"Los minerales están en determinados sitios muy concretos de la Tierra, la actividad minera es un uso temporal del territorio y solo se dedica a extraerlos de un modo sostenible y, con las técnicas actuales, pretende devolver al territorio explotado a su estado original", explica el colectivo profesional.

"No es posible deslocalizar los yacimientos de recursos naturales, y transferir la extracción de los recursos a terceros países sin el control ambiental que se garantiza por ejemplo en España, solo podría generar daños importantes y sin supervisión en otros lugares del planeta", advierte.

Asimismo, el ICOG reflexiona que en estos tiempos "de conciencia ambiental global, no parece muy solidario transferir los problemas que ya sabe resolver Europa a los países en desarrollo".

Finalmente, recuerda que los minerales son "fundamentales" en el desarrollo de los países e imprescindibles en la vida cotidiana de las personas y sin ellos no habría ni edificios, ni carreteras, ni vehículos o incluso ni teléfonos móviles, objetos que además representan en sí mismos un empleo sostenible de los recursos con extraordinarias innovaciones tecnológicas en los procesos y productos industriales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?