¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La fisioterapia, fundamental para evitar lesiones a los costaleros

Los fisioterapeutas piden que se extreme la precaución para los menores de 21 años y para los mayores de 45

Dos costaleros durante una visita al fisioterapeuta. /

Los problemas lumbares, cervicales, de rodilla y tobillo, son los más frecuentes entre los costaleros. Por este motivo, y ante la llegada de la Semana Santa, el Colegio de Fisioterapeutas recomienda extremar la precaución a los costaleros, especialmente a los menores de 21 años y a los mayores de 45. De hecho, el sedentarismo, el estrés, la falta de preparación previa y un estado de salud no acorde con el esfuerzo que se va a realizar, son factores de riesgo a tener en cuenta

El secretario general de este Colegio, José Santos, ha explicado que las lesiones más frecuentes entre los costaleros son las lumbares y cervico-dorsales, los problemas de rodilla o tobillo. Santo añade que, "la mala distribución de los costaleros bajo el paso origina la aparición de lumbalgias, hernias, cervicalgias bajas, epicondilitis (codo de tenista), esguinces de rodilla y tobillo y roturas meniscales, entre otras". Destaca que puede haber tantos daños y lesiones como comportamientos bajo el paso que se lleva.

Para evitar llegar a padecer estas dolencias, Santos recomienda a los costaleros que acudan a un profesional sanitario antes y después de la Semana Santa. Califica al costalero de "atleta eventual" y dice que tiene que preparase con tiempo suficiente. En este caso, los entrenamientos y ensayos suelen empezar en el mes de enero por lo que "la prevención es la clave".

Una vez iniciada la marcha, para aliviar los dolores que provoca el exceso de carga, se aconseja a los costaleros mantener la cabeza erguida y la mirada al frente para evitar lesiones en el cuello, contraer la musculatura abdominal y lumbar, así como mantener una postura correcta, con el tronco erguido y la espalda recta. Terminado el recorrido, se aconseja parar lentamente y "seguir moviéndose para enfriar el cuerpo con lentitud". Por último, Santos aconseja estirar y tratar las posibles molestias que puedan surgir para que no vayan a más.

Cargando