Últimas noticias Hemeroteca

La odisea del Santísima Trinidad

Este jueves era el día establecido por el Puerto para su salida del muelle. Los nuevos propietarios han pedido un "plazo razonable" y tratan de negociar para alargar su estancia

Video ▶️ Visíón submarina del casco del Santísima Trinidad durante las labores de limpieza y reparación

Llegaron a Alicante para desguazar el Santísima Trinidad y optaron por quedarse y buscar nuevas posibilidades al navío atracado en uno de los muelles del Puerto de Alicante. Los nuevos propietarios, lo son desde hace unos 20 días, han pedido a la Autoridad Portuaria que les dé más tiempo, un margen "razonable".

Y es que este jueves era el día en el que, tal como les trasladó el Puerto, este barco debía salir del muelle 4. "Ello es inviable", ha explicado en Hoy por Hoy Alicante el apoderado de "Navíos Santísima Trinidad S.L", Rafael Ibáñez, "tanto por una cuestión logística como económica puesto que su traslado a dique seco tiene un coste de 200.000 euros".

Asegura que cuando se hicieron cargo del barco éste tenía una vía de agua que repararon, además de reforzar y estabilizar el casco, pero que Capitanía Marítima no ha emitido el informe sobre seguridad necesario para que renueven la concesión desde Autoridad Portuaria, que les insta a su traslado para repararlo.

Este empresario, que también se dedica a los desguaces, ha solicitado a Marina Mercante que reclasifiquen el navío como "objeto flotante", que defiende que así es, y no como embarcación que obliga a su traslado a dique seco para revisarlo. Ya no pasaría a depender la inspección de Capitanía Marítima, sino de la Autoridad Portuaria. "La Ley está para cumplirla" y mantiene que no descarta acudir a los tribunales.

La idea que tienen los nuevos propietarios es llegar a un acuerdo para poder quedarse al menos hasta 2018, y exponer a las administraciones y hosteleros de la zona un proyecto con un pequeño centro comercial, un gastro-barco con entrada libre, además de un museo. Asegura que por el momento ha solicitado más tiempo y espera que le escuchen. En caso contrario, ante la imposibilidad del traslado a dique seco por su coste, si no encuentra otro comprador, "el esqueleto del navío podría quedarse en el muelle".

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, ha señalado en varias ocasiones que no quería el Santísima Trinidad en el Puerto de Alicante. El empresario pide que le escuche y que respete a aquellos que buscan hacerse una instantánea con esta embarcación.

A continuación pueden escuchar la entrevista con el apoderado de la empresa Navío Santísima Trinidad S.L. en Hoy por Hoy Alicante

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?