¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Inventario de piezas encontradas en el Castell de Onda

Piezas encontradas en el Castell d'Onda /

El Museu del Taulell de Onda está realizando el trabajo de inventario y catalogación del material arqueológico recuperado en la última gran intervención arqueológica llevada a cabo en el castillo de Onda entre 2010 y 2011. El objetivo de este trabajo es realizar un estudio científico de las piezas encontradas, además de proyectar una gran exposición de todo este interesante material para su difusión y disfrute entre los ciudadanos.

El material almacenado ocupa unas 250 cajas de 20 litros de capacidad, que contienen en su mayor parte cerámica, pero también metales, huesos, madera, elementos de construcción y sillares, que corresponden a vajilla y utensilios de cocina, transporte y conservación de alimentos, así como iluminación y servicio de mesa utilizados por los diversos habitantes que ha tenido el castillo entre los siglos X y XX. Entre las piezas descubiertas, destacan las cerámicas de época islámica (o andalusí) con relación a los vestigios del palacio descubierto de los siglos XI y XII. También son muy relevantes los restos de cerámica medieval cristiana (con lozas azules y doradas) relacionada con la ocupación de la Orden de Montesa durante los siglo XIV y XV.

Para el alcalde de Onda, Ximo Huguet, “este trabajo de conservación es imprescindible para recuperar la historia de la ciudad poco a poco, ya que nos permitirá descubrir cómo se vivió en el castillo en las diferentes épocas y cómo fueron sus habitantes. Además abre la posibilidad de ampliar en un futuro la oferta con posibles nuevas exposiciones. Un trabajo de investigación que enriquece nuestro patrimonio y da valor añadido a la figura del Museu, que se ha convertido ya en un punto de referencia a nivel cultural y educativo para los vecinos y vecinas de Onda”, ha dicho.

Por su parte, Vicent Estall, director del Museu y de los trabajos de inventario y catalogación, ha destacado la importancia de realizar este proceso para poder recomponer la historia de la ciudad. Además, se ha mostrado muy satisfecho con el espacio de almacenaje que proporciona el Museu, ya que “nos permite clasificar y guardar cómodamente todo lo que vamos descubriendo”, ha manifestado.

El material pasa por un largo proceso clasificación, en el que las piezas se reparten en varias mesas de trabajo, donde los técnicos tratan de recomponer las piezas y fragmentos que se puedan. A continuación, se inventarían mediante una codificación sobre la propia pieza o bien en las bolsas dispuestas para su conservación. Todo el material ha de ser fotografiado y las piezas y formas más relevantes se dibujan. Finalmente, se cataloga todo el material, tarea de la máxima especialización. Una vez terminado este proceso, el trabajo realizado se vuelca en una base de datos específica para su procesamiento informático que, junto al resto de la documentación generada (planimetrías, fotografías y fichas de trabajo realizadas durante la excavación) se incluirá en la redacción de la Memoria Final de la Intervención, en la que quedará registrada.

Cargando