¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SEMANA SANTA GRANADA

Guía práctica para el Miércoles Santo

Una de los días grandes con momentos únicos para disfrutar intensamente de las cofradías

El Señor de las Tres Caídas, de la Hermandad del Rosario, en la Plaza de las Pasiegas /

La Semana Santa se descubre ante el granadino y visitante como una oportunidad única para dejarse seducir por la ciudad, por la costumbre cofrade convertida en tradición y reflejo de su propia historia. Si alguien en esa semana busca algo único, irrepetible y singular ha llegado al lugar idóneo. Por todo lo llamativo y espectacular que ofrece el Miércoles Santo en Granada merece la pena ese día pasear por sus calles, atravesar plazas y girar por esquinas que son escenarios idílicos y perfectos para una Semana Santa declarada de Interés Turístico Internacional.

Precisamente en la obtención de esa declaración hay una parte especialmente vinculada a la hermandad de los Gitanos que, por su proyección y seguimiento mediático, es merecedora de tal distinción. Juntar Sacromonte y Semana Santa ya es suficientemente sugerente como para ser de interés internacional. Esta hermandad, fuera de Granada, es la más conocida de cuantas existen en la ciudad, por la cantidad de vídeos, fotografías y comentarios que recorren el mundo por su singularidad. Acompañar en su regreso a Los Gitanos es una experiencia que al menos una vez en la vida, sea cofrade o no, hay que compartir para después poder contarlo.

Y si queremos disfrutar de uno de los momentos más esperados de la Semana Santa deberemos situarnos en la Plaza de la Universidad, donde volverá a las calles la hermanda de los Estudiantes, una de las cofradías que está tomando mayor impulso en los últimos años. En esta ocasión volveremos a ver, por segunda vez, el paso de palio de la Virgen de los Remedios, que fue el gran estreno de la Semana Santa de 2016, y que este año, como novedad, nos presenta una parte de la crestería de orfebrería ya concluida.

En el centro histórico de Granada también descubrimos esta tarde de Miércoles Santo una pieza clave de la jornada: la estación de penitencia de Paciencia y Penas. Una cofradía que se encuentra sumida en un resurgir, gracias al trabajo de todos los hermanos. Una cuidada presentación en las calles nos permite ver lo mejor de la corporación, que pone ante los fieles quizá una de las imágenes más bellas de la Semana Santa de toda Andalucía, el Cristo de la Paciencia, una obra del siglo XVI de Pablo de Rojas.

Y paciencia es lo que hay que tener cada año para encontrar un hueco en la plaza de Santo Domingo para presenciar el regreso de la hermandad del Rosario. Exuberancia y alarde de buenas costumbres cofrades son la mejor carta de presentación de un cortejo y unos pasos que guardan el canon de cofradía de barrio, cargado de innumerables matices estéticos y coherentes con el sello propio de una hermandad del Realejo.

La quietud y solemnidad elevada a un exponente máximo surge en este día de un convento carmelita que acoge durante todo el año a la hermandad de Jesús Nazareno. Saetas, silencio y elegancia marcan por todo el recorrido una estela rigurosa de penitencia que siempre fue y será ejemplo y espejo de otras formas de comprender y ver la Semana Santa.

Un Miércoles Santo no es solo un día en el calendario, es una oportunidad para salir al paso de una ciudad, sus buenas gentes y conocer el potencial de una Semana Santa de la que podemos presumir y que aún tiene mucho que decir. Solo hay que descubrirla para volver.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?