¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SEMANA SANTA GRANADA

Espléndida jornada con una magnífica impronta de todas las cofradías

Las hermandades de Estudiantes, Gitanos, Penas, Rosario y Nazareno deslumbran en un Miércoles Santo radiante, con altas temperaturas y participación numerosa en los cortejos de cada una de las corporaciones nazarenas

El Cristo del Consuelo, de la Hermandad de los Gitanos, a la altura del Paseo de los Tristes /

El esplendor de las cinco hermandades que han procesionado este Miércoles Santo vuelve a ser la tónica de la jornada. Las fantásticas condiciones meteorológicas, los amplios cortejos y el fervor que despiertan buena parte de las imágenes que han salido esta tarde a las calles, han permitido a los cofrades disfrutar intensamente de las estaciones de penitencia de Gitanos, Estudiantes, Penas, Rosario y Nazareno.

La primera hermandad en poner su cruz de guía en las calles de Granda fueron Los Estudiantes. Desde la iglesia de san Justo y Pastor partió la cofradía, que un año más sorprendió tanto por el cortejo que dispusieron, la compostura del mismo así como por la presentación de ambos pasos. Sensacional impronta la de la Virgen de los Remedios que salía las calles por segunda vez, con un paso de palio que continúa avanzando en su ejecución y que anduvo con gran solemnidad en todo momento. El acompañamiento musical de la banda que dirige Lorena Crovetto ayudó a remarcar el corte clásico de la corporación, como también hizo lo propio la Agrupación Musical Dulce Nombre de Jesús junto al Señor de la Meditación.

El valor de la tradición vino junto a la Hermandad de los Gitanos que, fiel a su estilo, no dejó a nadie indiferente. Con un considerable cortejo contó la corporación este Miércoles Santo y presentó a sus pasos con la imagen habitual con que lo hace la cofradía. Aunque sin novedades en la fase de talla del nuevo paso del Cristo del Consuelo, la hermandad espera en los próximos años avanzar en la terminación de este importante proyecto.

Y la Hermandad del Rosario volvió a sentar cátedra. La rotunda impronta de esta corporación, con el andar de sus pasos, el espectacular cortejo y la forma de realizar las cosas, son parte de la idiosincrasia de la cofradía. Más solemne aún si cabe este año fue la presentación del Señor de las Tres Caídas, que estrenó la túnica bordada que diseñara en 2008 el malagueño Eloy Téllez. Por su parte, el palio de la Virgen del Rosario trajo consigo la alegría propia del barrio pero también un profundo sentimiento de nostalgia, con el recuerdo emocionado a la figura de Paco Toro, que fue capataz de este paso y cofrade querido por muchos.

No faltó el contrapunto de la jornada gracias a la Hermandad de Jesús Nazareno quien puso la nota silente al Miércoles Santo. La majestuosidad del nazareno de Barbero Gor volvió a sorprender a cofrades y visitantes, andando con el aplomo característico de este paso, aunque sigue faltando la conciencia del público de mantener el recogimiento ante el paso de la hermandad. Sí es cierto, en cambio, que el recogimiento que habitualmente presenta el paso de palio de la Virgen de la Merced no estuvo tan marcado como otros años, que se perdió entre el bullicio general de las calles y la voz y formas del equipo de capataces. Por lo demás, como siempre: elegancia en sí mismo.

Pero si algo tuvo de especial este cuarto día de nuestra Semana Santa fue la presentación en la calle de la Hermandad de las Penas. El trabajo que se ha realizado en estos últimos cuatro años, durante el mandato del actual hermano mayor Fernando García, se ha dejado sentir este Miércoles Santo de forma muy especial. El incremento de nazarenos en fila, la gran prestancia de las nuevas túnicas, y la imagen renovada del paso de palio de la Virgen de las Penas dan dimensión de un gran trabajo realizado día a día. Al trabajo de Jorge Mario Martín al frente del martillo se le sumó en esta ocasión la vestimenta de la imagen, realizada por Francisco Garví, que confiere una nueva dimensión estética a la dolorosa de Jiménez Mesa; y qué decir del cuidado repertorio que acompañó al palio en esta tarde noche de este miércoles 12 de abril. La Banda San Isidro de Armilla, nuevamente, sorprendió con la adecuación de un soberbio repertorio que magnificó el andar costalero del paso, que contó con un nutrido acompañamiento de gente desde Plaza de los Girones y hasta su recogida en san Matías.

De esta manera, se echó el telón al Miércoles Santo. El discurrir de las cofradías mantuvo el ritmo de la Semana Santa aunque contó, quizá, con menos expectación en las calles y que tuvo como contrapunto, la asistencia médica a un costalero de Los Estudiantes, que sufrió un ataque epiléptico en plena Calle Ganivet y una pelea al paso de la Hermandad del Rosario ya en su regreso a Santo Domingo que se saldó, por su suerte, sin mayores consecuencias.

Cargando