¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Firma de opinión

Viernes Santo

Cuando nos encontramos esta semana en pleno recordatorio de la capacidad que tenemos los seres humanos de acabar con lo mejor que se nos ha regalado desde la divinidad. Sus mensajeros, en concreto Jesús, el mesías, el enviado, hijo de María, el mensajero del amor y de la paz. No terminamos de aprender la lección.

Ahora un loco poderoso, le dice a otro loco que también tiene poder: “hasta aquí hemos llegado, te declaro la guerra, la guerra por haber gaseado a la población civil, eso no se hace. Otra cosa es matar a la manera tradicional, así si, con las armas que yo y mis aliados te hemos vendido. Misiles, tanques, fusiles, morteros y también porque no, armas químicas”.

Todo el mundo se ha rasgado las vestiduras como si fuera la primera vez que se mata en Siria, en Afganistán, en Pakistán, en Yemen, en Irak. Y lo hace tanto el dictador Ásad como sus opositores, supuestos libertadores. Todo por el pueblo, sin el pueblo, y especialmente contra el pueblo. Y mientras en las fronteras Europeas y en el Mediterráneo siguen muriendo personas cada día intentando escapar de todo ese horror, mientras nosotros levantamos vayas cada vez más altas para que no se altere nuestro estupendo modelo de vida.

Buena manera de dar ejemplo de cómo vivimos y practicamos nuestros valores de paz y democracia.

¡Basta ya de hipocresía!, ¿no?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?