¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Zona Press

Odiosas comparaciones

A veces no basta una gran actuación para tapar la boca a los críticos. Los aficionados guardan en sus retinas acciones de gran mérito de jugadores que ya se han ido, tienen mitificada su figura y son duros a la hora de juzgar a los nuevos. Las comparaciones son odiosas y más cuando no siempre nos podemos fiar de nuestros recuerdos, de nuestra a veces efímera memoria.

El alero Filip Djuran viene de establecer su tope de puntos (26), triples (8), rebotes (9) y valoración (33) en el encuentro de la jornada 32 de la LEB Oro, en el que el Leyma Coruña certificó su clasificación para la disputa de las eliminatorias para el ascenso a la Liga Endesa después de batir al siempre incómodo TAU Castelló.

Djuran disputa su primera temporada en el baloncesto español, al que llegó procedente de la liga sueca. La adaptación no fue sencilla. No llegó en la mejor forma y le costó ganarse los minutos y la confianza de su entrenador. A la sombra de Dago Peña y demás compañeros, Djuran mostró su talento de tirador a cuentagotas en el inicio del campeonato pero los que miramos el baloncesto con ojos penetrantes vimos más allá: el serbio cumplía en defensa y ayudaba en el rebote, su selección de tiro era más que aceptable, sabía pasar el balón y, para nuestra sorpresa, era capaz de llevar a su par, en ocasiones más corpulento que él, al poste bajo para conseguir canastas de mucho mérito.

A pesar de todo, un sector de la grada seguía sin estar satisfecho con la aportación de Djuran. Añoraban a Ben Stelzer, recordado como el mejor tirador que ha pasado por la segunda división del baloncesto español en la última década. Aunque los números desmontan un poco la leyenda…

El estadounidense disputó el pasado curso, entre liga regular y playoffs, un total de 970 minutos de juego, repartidos en 39 partidos, enfundado en el uniforme naranja, convirtiéndose en uno de los jugadores más utilizados por Tito Díaz y en pieza fundamental en los éxitos del Leyma Coruña.

Jugador unidimensional, Stelzer destacó por su letal lanzamiento exterior. Con un 48% de acierto en triples, la defensa rival no se podía permitir ni un segundo de relajación, pues el norteamericano estaba siempre dispuesto a castigar desde el perímetro. Pese a su entrega, su físico limitado condicionaba su capacidad defensiva y, en ataque, sufría para encontrar situaciones liberadas de tiro. De este modo, el escolta formado en la universidad de Michigan Tech lanzaba un triple cada cinco minutos y medio de juego, anotaba una canasta de tres puntos cada once minutos y medio y sumaba un punto a su estadística cada dos minutos y medio aproximadamente.

Djuran, por su parte, necesita menos de cuatro minutos para probar suerte desde más allá de la línea de 6,75 m., anota un triple cada nueve minutos y diez segundos, aproximadamente, y suma un punto cada dos minutos. Su 42’6% de acierto en triples es inferior al porcentaje que acreditó Stelzer pero tampoco debe ser depreciado.

Llama la atención el hecho de que, a pesar de que este curso el Leyma Coruña tiene muchas más opciones ofensivas, Djuran asume más tiros de los que asumió Stelzer en el pasado, su físico le facilita las cosas. Y más llamativo es el caso de que Djuran recurre más al triple que Stelzer. Si de cada tres tiros de campo del americano dos eran triples, el 70% de los lanzamientos del serbio llegan desde más allá del arco.

Con sólo 25 años de edad y después de firmar su mejor partido desde su llegada a A Coruña, Djuran debería continuar en la línea ascendente de las últimas jornadas para ser una pieza angular en los playoffs y en el proyecto del Leyma Coruña 2017/18.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?