¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sheryl Crow, cómo hemos cambiado

Abanderada del nuevo country rock, la cantante de Misuri vuelve a sus raíces con nuevo disco

Sheryl Crow publica este viernes un nuevo disco en el que regresa a las buenas melodías / ()

Tras 24 años de carrera discográfica en solitario, muchos más en este negocio, Sheryl Crow ha decidido volver en cierta medida al sonido country rock que le dio la fama en los 90.‘Halfway there’ es el single elegido para este ‘Be myself’, noveno disco de una trayectoria que comenzaba en 1993 con el disco ‘Tuesday Night Music Club’ y con su mayor éxito.

Llevaba Crow varios años como corista y letrista de grandes artistas, pero la fama no le llegó hasta que alguien creyó que valía más su trabajo defendido por ella que por otros. Y no erraron, porque el tema ‘All I wanna do’ ha cosechado éxitos por medio mundo. Ese country reformulado y moderno aportaba un fresco soplo a las listas americanas. La misma cosecha obtuvo con su segundo disco tres años más tarde, que llevaba su nombre y que se presentaba con ‘If it makes you happy’.

Sheryl había conseguido no solo reconocimiento comercial y crítico, sino también independencia en sus tareas de producción y dirección de su obra. Con una apariencia algo más rockera, la fama de la estadounidense hace que llegue a encabezar la banda sonora de James Bond en 1997 con ‘Tomorrow never dies’.

Había que aprovechar la inercia, y Sheryl Crow decidió no esperar ni un año para sacar del horno su tercer disco, ‘The globe sessions’, en el que combinaba perfectamente guitarras, teclados y ritmos en temas como ‘My favourite mistake’. Aunque también es imprescindible escuchar un corte que apareció como ‘bonus’ en una reedición posterior: la versión del ‘Sweet child o’mine’ de los Guns n’ Roses.

Ya en el nuevo milenio llegaba el siguiente disco, que en esta ocasión se nos presentaba con una vestimenta veraniega y algo más pop, a pesar de lo cual concitaba buenos resultados en las listas con el single ‘Soak up the sun’, con un punto quinceañero pero muy efectivo.

Tras esto publicó un grandes éxitos que le reportó su último número uno. La época arrolladora de Sheryl Crow se había terminado, pero eso no quiso decir que fuera igualmente dorada. Aunque perdió seguidores por el camino con discos como ‘Wildflower’, cuyo cambio estilístico no fue entendido por todos. Lo cierto es que temas como ‘Good is good’ carecían de ese gancho que sí tenían sus predecesores.

Hasta 2008 tenemos que irnos para encontrar el álbum ‘Detours’, donde Crow intenta recuperar ese sonido agradable y esos ritmos embriagadores que antaño le habían reportado éxitos. Lo consigue, por ejemplo, en el single ‘Love is free’, aunque quizá era ya tarde para recuperar las ventas y el impacto de unos años atrás.

Años más tarde, en 2010, nos íbamos a encontrar un nuevo disco que en esta ocasión iba a virar hacia el soul. Buena música, una cuidada sección de vientos y una colección de canciones muy recomendable que escuchábamos en ‘100 miles from Memphis’, que tenía temas como ‘Summer day’.

Sheryl Crow siempre ha tenido especial ojo para elegir hacia qué estilo virar sus producciones. Y tras el pop veraniego, el rock y el soul, en 2013 publicaba un álbum de puro country moderno, ‘Feels like home’. Realmente es hogareño, así que nos despedimos desde la chimenea con el single ‘Easy’.

Cargando