¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La asociación Salud Mental Aranda lamenta la falta de recursos para el ámbito rural

Un programa subvencionado le permitió el año pasado ofrecer atención in situ a 30 personas de distintos pueblos

Integrantes de Sesma planteando sus propuestas en rueda de prensa /

La asociación Salud Mental Aranda atendió a treinta personas con necesidades en este aspecto durante el año pasado en el ámbito rural de nuestra comarca. Este colectivo pudo ofrecer este nuevo servicio, saliendo de su sede en Aranda para ofrecer su apoyo a personas que lo necesitan en otras poblaciones con dos técnicas contratadas a jornada completa gracias a los 31.800 euros financiados por la Fundación La Caixa y el Ministerio de Sanidad.
El proyecto se titula ‘Detección preventiva y empoderamiento en salud mental’, que forma parte de su servicio de Atención Integral, que tiene como objetivo final lograr que las personas con enfermedad mental mejoren su calidad de vida y puedan tener plena autonomía, como explica Cristina Pérez.
Salud Mental Aranda trabajó a través de este programa con otras 36 personas del entorno familiar con el propósito de aliviar cargas emocionales y disminuir posibles conflictos, pero insiste en la idea de que el medio rural supone un hándicap dentro de sus objetivos por varios motivos, como son las dificultades de estas personas para acceder a los recursos sociosanitarios, su aislamiento y la dificultad de luchar contra ciertos estigmas que se vencen más fácilmente en poblaciones más grandes. La asociación puede certificar a día de hoy que hay otras 132 personas que necesitarían una atención personalizada de este tipo. Pero estos datos son solo la punta del iceberg, puesto que son los que manejan los Centros de Acción Social de Aranda Rural, Roa y Huerta de Rey, aunque es razonable pensar que hay otras muchas personas que nunca han tenido contacto con estos servicios sociales y que también requieren atención por problemas de salud mental, como señala Alba Ortiz.
El programa finalizaba el 31 de diciembre al acabarse también la financiación y, desde entonces, Salud Mental puede hacer poco más que un seguimiento básico de las personas que atendió.
Por eso, Salud Mental, que coordina Eva Fernández, está buscando nuevos recursos para dar continuidad a este servicio, con el objetivo final de que sea algo estable y no dependa de unas subvenciones puntuales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?