¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Ventorro y la depuradora, una historia de David contra Goliat

Quince años de un proceso tortuoso protagonizada por una familia de hosteleros de nuestra comarca

David contra Goliat /

David y Goliat. Esta es la imagen manida a la que hemos recurrido en numerosas ocasiones para explicar quince años de un proceso tortuoso, el que ha protagonizado en primer persona una familia de hosteleros de nuestra comarca, como David, contra el proceso de construcción de un servicio público imprescindible y sobre el papel enormemente positivo como la Depuradora de Aguas Residuales, pero que se convirtió en Goliat por la torpeza y el engreimiento de los responsables de unas administraciones públicas que se creyeron que las normas eran solo para el común de los mortales.

Sin embargo no es del todo cierto que aquí David haya vuelto a ganar a Goliat: en este caso el gigante se ha salido con la suya. Y probablemente era de sentido común: pese a que hasta tres sentencias del más alto tribunal, el Tribunal Supremo hayan indicado que legalmente era de justicia que la depuradora se derribara por los fallos en un proceso en el que las administraciones ni pusieron ningún cuidado en hacerlo bien ni quisieron tampoco escuchar a los afectados que una y otra vez advirtieron de las irregularidades cometidas, pese a todo ello, no parecía lo más adecuado derribar una infraestructura imprescindible y en la que se había hecho una inversión millonaria de dinero de todos los ciudadanos. Y por ello toda la maquinaria administrativa se puso a trabajar para buscar una solución, que pasó, en primer lugar, por aprobar una ley autonómica que permitiera legalizar a posteriori las meteduras de pata previas, y en segundo lugar por que otro tribunal decretara la imposibilidad de cumplir las sentencias del Supremo....

Cargando