¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El dolor físico y el amor desbocado

Ya le interpretó en "Inmortal Quevedo", después, llegaría el Quevedo de Alatriste y ahora Juan Echanove le da vida en "Sueños", uno de sus más singulares textos, una pieza dirigida por Gerardo Vera.

"Me duele hasta el pelo cuando termino la función" dice Juan  Echanove, una vez más en la piel de Quevedo. Son el dolor físico y el amor desbocado los dos rasgos que se destacan en el Quevedo que interpreta hasta el próximo 7 de mayo en el Teatro de la Comedia con la obra Sueños.

Una pieza dirigida por Gerardo Vera en la que José Luis Collado ha adaptado las narraciones alegóricas y satíricas de Quevedo sobre la sociedad española del XVII entrelanzándolas con la turbulenta biografía del escritor. "En la obra él está muriéndose y relee Sueños. Nosotros hemos subtitulado el espectáculo como Oratorio por el alma de Quevedo y yo el otro día pensaba que nos hemos quedado cortos. Debimos llamarle Informe semanal sobre el alma de Quevedo"

Sueños es "un monumento literario, moral, filosófico y político", dijo Gerardo Vera de la obra de Quevedo en la presentación. "Es un tratado sobre la corrupción, la indignación moral. Sobre la condición humana, en definitiva". Y en estos sueños también tiene cabida el amor. "A Quevedo se deben los más hermosos versos de amor, y éste está representado por una mujer, Aminta (Lucía Quintana), que es coprotagonista de la función, y que representa la vena lírica dentro del dolor."

El Quevedo que interpreta Echanove lleva gafas de Armani y se encuentra en un espacio diáfano, contemporáneo, rodeado por parte del equipo que formó parte de Los hermanos Karamazov: Lucía Quintana, Óscar de la Fuente, Marcos Marín, Ferrán Vilajosana... Estarán hasta el 7 de mayo recreando la vida y obra de Quevedo.

Cargando