¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Prosigue el juicio de la Operación “Brutus” con la ausencia de un acusado

La juez lo ha declarado en busca y captura y ha reanudado la vista oral con la declaración de una veintena de testigos

La segunda jornada del juicio contra siete personas, detenidas en la Operación “Brutus” en el año 2009, se ha celebrado este viernes con la ausencia de uno de los acusados, al que la juez ha declarado en busca y captura por no haber comparecido, pese a que el ministerio Fiscal ha pedido primero la suspensión del juicio, y ha anunciado después que pedirá la nulidad del mismo a causa de esa ausencia.

La Fiscalía pide para estas siete personas penas que van de los nueve a los 28 años de cárcel, acusados de asociación ilícita, amenazas, detención ilegal, robo con violencia o lesiones.

Aunque la imputación de delitos varía según los acusados, a todos ellos se les imputa un delito de asociación ilícita y otro de amenazas. El ministerio fiscal sostiene que formaban una banda organizada, dedicada en el verano y otoño de 2009 a cometer delitos y que obligaba a otras personas, menores de edad, a cometer otros delitos.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, en esas fechas diversos miembros de la banda habrían cometido un robo con violencia en una vivienda de Tiradores y otro en un piso de la calle Santa Teresa, donde vivían dos hermanos con otro joven. También les acusa de haber amenazado y luego haber obligado a un menor a acudir a la localidad de La Frontera para cometer un robo, y al negarse éste, haberle propinado una paliza.

Han declarado también cerca de una decena de agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, entre ellos el instructor de las diligencias que se iniciaron, según ha dicho, a raíz de la denuncia de este menor tras haber recibido una paliza en su domicilio cuando se negó a cometer delitos, en noviembre de 2009.

El instructor ha subrayado que eran una banda con estructura “piramidal” y que así se desprende de forma “clarividente” de las escuchas telefónicas practicadas.

Durante esta sesión, la víctima del robo en la vivienda de Tiradores se ha retractado de su declaración de hace siete años, y ha asegurado que la hizo bajo coacción de la Policía. Ha afirmado que “me dijeron que si no decía eso, me meterían en la cárcel”, pero que él no había sufrido ningún robo.

Los tres jóvenes que sufrieron un robo en Santa Teresa sí han mantenido que dos de los acusados entraron en su casa y les golpearon y amenazaron, además de quitarles algo de dinero y dos plantas de marihuana. Un amigo que se encontraba con ellos aquella noche se ha retractado también de la declaración que hizo en 2009 y ha afirmado que la hizo presionado por la policía.

La tercera sesión del juicio se celebrará en principio el 5 de mayo a las 9:30 horas.

Cargando