¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Francisco Reyero: "Sin España, no existiría Clint Eastwood"

El escritor sevillano repasa los rodajes de los spaguetti western en 'Desde que mi nombre me defiende'

Francisco Reyero posa con su libro "Desde que mi nombre me defiende" /

Francisco Reyero ha seguido el rastro de Clint Eastwood. El que dejó en España, en las ciudades donde rodó sus spaghetti western con Sergio Leone como director. El que mantiene en su ciudad, Carmel, en Estados Unidos, donde ha llegado a ser alcalde. El primero es un rastro lejano en el tiempo. Porque Clint Eastwood, después de rodar míticas películas como 'Por un puñado de dólares', 'La muerte tenía un precio' o 'El bueno, el feo y el malo' nunca regresó a España. "Es algo sorprendente que no haya querido volver nunca", relata el escritor sevillano, quien en su libro 'Desde que mi nombre me defiende' repasa el paso lacónico y esquivo del cineasta por nuestro país. "Sin España, no existía Clint Eastwood", sentencia Reyero.

El libro, publicado por la Fundación José Manuel Lara, presentado esta semana en Madrid, se abre con una triple cita, entre ellas, una frase que Clint Eastwood dejó en una entrevista concedida en su país. "Todos aquellos españoles, caras gitanas (...) aquel ambiente tan enigmático, extraño". Esa evocación lejana al país que acogió los rodajes que le convirtieron en estrella sirven a Reyero a describir cierto conflicto no resuelto. "Se le han querido hacer muchos homenajes en Almería, en Burgos o en Madrid, pero no ha sido posible que vuelva, ni siquiera en las promociones europeas de sus películas", explica Reyero.

En el libro se recoge una divertida anécdota, cuando Eli Wallach, uno de los protagonistas de El bueno, el feo y el malo, fue homenajeado en Almería y desde su habitación de hotel llamó al reclamado Eastwood, quien seguía al otro lado del océano. "Puedes volver. Ya hay agua caliente, Clint", le dijo entre risas.

'Desde que mi nombre me defiende' describe los difíciles rodajes a los que se enfrentó Eastwood en España. "Cuando llegó aquí había sido rechazado muchas veces. Era un figurante más. Después hizo series de televisión, que aceptaba porque de algo tenía que vivir. Y fue ahí cuando se le apareció alguien alocado como Sergio Leone, quien le propuso rodar 'Por un puñado de dólares'. Se trataba de una coproducción internacional que se rodó, en su mayoría, en el desierto de Almería en medio de unas condiciones económicas pésimas. "Hubo una vez que la empresa del decorado, como no cobraba, se llevó todas las ventanas y puertas y aún así Leone siguió rodando". Los impagos llegaron a afectar al propio Eastwood.

El libro relata el inesperado y enorme éxito en Europa de aquella película, cuando el wéstern parecía un género superado. "Clint Eastwood tardó en enterarse del triunfo, porque sin que le avisaran habían cambiado el nombre original de la película y él no entendía que las revistas hablaran de cómo arrasaba un título, donde aparecía él, pero que él no conocía".

Después llegaron 'La muerte tenía un precio' y 'El bueno, el feo y el malo'. Al principio de llegar a España, Eastwood pasó desapercibido. El periodista Amilibia siempre contaba la anécdota de cuando fue a cubrir uno de esos rodajes y prescindió de entrevistar al protagonista. No le pareció interesante. Pero aquellas tres películas le convirtieron en un mito del cine, le hicieron popular y le abrieron la puerta a un cine donde se consolidó en gran personajes y en el que triunfó después como director. España vio nacer a la estrella. Pero luego no regresó para mostrar su brillo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?