¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un libro necesario

Anoche finalicé la lectura de un libro. Se trata de un texto ameno y científico, curioso y riguroso. Tras su lectura se hace evidente el itinerario realizado para lograr aunar la pasión y el esfuerzo investigador. Está escrito por una historiadora cordobesa.

Conozco, desde hace tiempo, la tenacidad de esta historiadora por abrir puertas y ventanas. También doy fe del sinfín de obstáculos con los que ha tenido que lidiar. La creatividad y la investigación, sin subvenciones, suele tener consecuencias.

 

El libro es una gran lupa con la que poder identificar y limpiar huellas ocultas (y ocultadas) de una memoria común. El libro lleva por título El legado de Al Ándalus, la herencia andalusí y morisca en el Magreb. La autora nos alerta en su texto que no debemos confundir el sueño reparador con el que es producto de la anestesia. Nos empuja a reconocer en gestos, palabras, gustos y sonidos las huellas de nuestra propia identidad (mucho más allá de la que las piedras nos transmiten). En este libro se hace verdad lo que Borges escribió: En el orden de la vida no hay acto que no sea coronación de una infinita serie de causas y un manantial de una infinita serie de efectos.

 

Este libro se acaba de presentar en su ciudad, en Córdoba. Una ciudad en la que , a veces, si no tienes tribu que te ampare, se puede hacer realidad el chiste que indica:

Que la puerta de tu casa tenga dos porteros.

Que uno salga gritando: ¡un médico!, ¡un médico!

Y que el otro salga detrás diciendo: ¡demasiado tarde!, ¡demasiado tarde!

 

Virginia Luque Gallegos, así se llama esta excelente historiadora e investigadora, ha roto el estigma. Busquen el libro. Cómprenlo o pídanlo prestado. Léanlo. Es un libro necesario.

Cargando