¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La semana

Por Javi

Concentración en A Coruña / ()

Lunes, 8 de mayo

La alarma social generada en Eirís finalmente tumbó la idea de implantar el proyecto MiCasita en pleno parque, en zona de paseo de niños y mayores. El Gobierno local dio marcha atrás después de que la entidad benéfica Hogar Sor Eusebia se haya mostrado dispuesta a buscar una ubicación alternativa. El Ejecutivo municipal dice que Sor Eusebia ha sido incapaz de lograr el consenso social y anuncia que a partir de ahora pilotará directamente el proyecto.

No había otra opción. El Gobierno local ha acertado con este golpe de timón que evita una huida hacia adelante que sólo derivaría en crispación social. Lo que queda por delante no es fácil porque encontrar acomodo para el proyecto no será tarea sencilla. Los errores cometidos servirán en el futuro. De hecho, la Marea ya ha anunciado, como se proponía aquí, que tomará las riendas del proceso.

Martes, 9 de mayo

El martes fue un día de conmoción tras el asesinato de un niño de once años de A Coruña a manos presuntamente de su padre. Fuentes judiciales han señalado que el hombre amenazó a la madre, su expareja, con frases del tipo “te haré daño donde más te duele”. El día de la madre el ahora detenido cumplió su cruel amenaza, según habría confesado a la Policía. El cadáver del pequeño apareció en un monte de Oza Cesuras. La madre había denunciado al hombre por malos tratos y llegó a ser condenado, con una orden de alejamiento que finalizó en 2013.

Miércoles, 10 de mayo

Fue un día de concentraciones, minutos de silencio y otros actos simbólicos que se sucedieron en la comarca de A Coruña, como señal de duelo y repulsa por la muerte del niño Javier. El padre permaneció en la comisaría de la Policía Nacional a la espera de pasar a disposición judicial. La Asociación Clara Campoamor anunció que se personará en el caso. Hasta los jugadores del Deportivo guardaron un minuto de silencio por la muerte de Javier durante el entrenamiento.

Jueves, 11 de mayo

El juez de violencia de género envió a prisión, sin fianza, al padre, a Marcos Mirás. El detenido pasó esa mañana a disposición judicial, pero se acogió a su derecho a no declarar. Tampoco quiso declarar previamente en dependencias policiales, según señaló el delegado del Gobierno en Galicia.

El caso ha reabierto el debate sobre si un maltratador puede tener un régimen de visitas con sus hijos. El caso de Javi ha sido tan brutal que todas las instituciones que se han pronunciado públicamente han dicho que no, que habrá que revisar las leyes para que algo así no pueda suceder. La violencia machista debe entenderse en un sentido amplio. No es sólo la ejercida sobre la mujer, también lo es cuando se ejerce sobre otros para dañar finalmente a la mujer. Y cuando existen indicios, signos o señales la Administración competente debe ser tajante y contundente. La protección del menor debe prevalecer sobre cualquier otro derecho. Para eso existen medidas como las cautelares. El fracaso ha sido mayúsculo. Y no podemos permitirnos ni uno más. Por Javi y por otros Javis.

Viernes, 12 de mayo

El pleno del Ayuntamiento de A Coruña se ha convirtió de nuevo en el escenario de un bronco debate, con cruce de acusaciones entre gobierno y oposición. Pleno forzado por el PP que la Marea explicase los cambios internos en el Ejecutivo municipal. Y pleno que volvió a mostrar una coincidencia entre populares y socialistas para intentar arrinconar al Gobierno de Xulio Ferreiro.

En Sada, la comisión del Parlamento de Galicia entró en el Pazo de Meirás para comprobar si se cumplen los mecanismos que deben garantizar las visitas al edificio. Ha dicho el PSOE que no hay rastro de Franco, de forma que al visitante ni se le informa de que allí pasó sus veranos un dictador.

Más allá de las visitas derivadas de la declaración del Pazo de Meirás como Bien de Interés Cultural, Xunta y Gobierno deberían abordar de una vez y con seriedad la posibilidad de devolución gratuita al patrimonio público. Produce sonrojo que los herederos del dictador mantengan la propiedad de este edificio.

Cargando