¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Consejo Comarcal pone en marcha un programa de violencia intrafamiliar

Tras observar un aumento de la violencia ejercida por menores hacia adultos, ha iniciado en colaboración con la Junta un programa gratuito dirigido a ayudar a aquellas familias en las que se produce este problema

La coordinadora del programa, Raquel Rodríguez; el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel; y la consejera de Bienestar Social, Mari Paz Martínez, en rueda de prensa /

Actualmente, están participando en esta iniciativa siete familias con ocho menores (cinco chicas y tres chicos), tres de ellas derivadas por medida judicial y cuatro por los servicios sociales. Mediante la organización de varios módulos divididos por sesiones de una hora y media de duración a las que asisten los menores, los padres y las madres, se pretenden cesar las actitudes violentas, recuperar las relaciones positivas y reducir el número de denuncias por este motivo. 'Los menores realizan dieciséis sesiones de terapia, los padres ocho y luego, si la convivencia se ha normalizado, la familia en su conjunto otras siete', ha explicado el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel. En ellas, se trabajan cuestiones como estrategias de autocontrol, habilidades de comunicación o métodos para la resolución de problemas.

Aunque no existe un perfil definido ni de las familias ni del joven que ejerce el maltrato, en los casos que han llegado al Consejo Comarcal se han detectado una serie de patrones comunes. Entre ellos, se encuentran que las familias son de un nivel socioeconómico medio-alto, con una mayor prevalencia de hijos únicos y la ausencia de una estructura jerárquica con estilos educativos permisivos. Además, las madres son las principales víctimas y son factores de riesgo el abuso de sustancias tóxicas y la existencia de trastornos como la hiperactividad.

Por otro lado, en este tipo de familias, según los estudios, se localizan tres perfiles educativos de los padres respecto a los hijos, como ha manifestado la coordinadora, Raquel Rodríguez: 'Están los padres que son muy permisivos, sobreprotectores y que no ponen normas consistentes; en segundo lugar, se encuentra el padre autoritario, que impone castigos muy severos; y, por último, aquellos que son negligentes o ausentes'.

Los menores que ejercen violencia tienen edades comprendidas entre los 12 y 18 años, suelen tener dificultades de aprendizaje y repiten estas prácticas en otros ámbitos,  como el escolar.

Al programa se puede acceder por los servicios sociales, asistenciales, sanitarios o educativos, por los sistemas de protección y reforma de menores, o por iniciativa propia a través del teléfono o el correo del Consejo Comarcal.

Cargando