¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El gobierno saca adelante el decreto de la estiba con el rechazo del sector

Ciudadanos y PNV cambian su voto al si y PDeCAT se abstiene por los avances en el texto y la presión de la UE

Finalmente no ha habido sorpresas y tal y como se sospechaba, el gobierno ha sacado adelante el Real Decreto de Ley que observa la modificación de la estiba, tal y como ha exigido la Unión Europea bajo amenaza de sanción. Es el segundo texto presentado por el Gobierno, después de que hace dos meses el primer texto planteado registrara un histórico rechazo de la Cámara Baja. El texto, que ya estaba en vigor, no será modificado pues se rechazó la tramitación como proyecto de ley.

La convalidación se produjo gracias a que Ciudadanos pasó de la abstención al voto a favor, donde ya estaban el PP, PNV, UPN y Foro, y a que los diputados del PDeCAT finalmente se abstuvieron y redujeron los votos en contra que hubo hace dos meses. Así, las modificaciones introducidas por el gobierno a instancias de la mediación en el texto del Real Decreto de Ley presentado el pasado mes de febrero han sido suficientes para que el gobierno consiga los apoyos necesarios a un texto abierto que sirve como marco para que cada puerto llegue a sus propios acuerdos con patronal y sindicatos en la negociación de los convenios colectivos.

Con la reforma de la estiba el Gobierno pretende modificar el régimen legal del sector de la estiba, la carga y descarga de mercancías de los barcos en los puertos, para que cumpla con la normativa europea, a la que actualmente contraviene, y evitar así una multa del Tribunal Superior de Justicia de la UE.

No obstante, con la reconversión del sector, también se pretende liberalizar y romper el monopolio de facto en que actualmente se presta este servicio portuario, básico para la economía, dado que los puertos canalizan el 86% de las importaciones y el 60% de las exportaciones del país.

Desde la oposición, diferencia de opiniones, por un lado los que se mantienen en el no al no contemplar la subrogación de los trabajadores que exigen los sindicatos y al no consensuar el texto con los trabajadores.

Por otro lado, a los apoyos insuficientes del pasado mes de febrero, se han sumado los de Ciudadanos y PNV, que sumados a la abstención de PDeCAT, han permitido que el decreto salga adelante, por la presión de la multa de la Unión Europea y los avances en el texto.

Una aprobación que se produce mientras que los sindicatos ya han puesto fecha a una convocatoria de huelga en el sector que se producirá a partir del próximo 24 de mayo.

Cargando