¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Silla llama a la movilización si no se construye el ascensor en la estación

El alcalde de Silla denuncia que sus reivindicaciones no han obtenido respuesta y Renfe explica que ello se debe a la nueva ley de contratación de obra pública

Imagen de archivo /

El alcalde de Silla, Vicente Zaragozà, llama a la movilización vecinal si la vía política no basta para desbloquear la obra del ascensor de la estación de Renfe de la localidad valenciana. La estación de Silla, donde los viajeros que van desde Valencia y los que van desde Gandía hacen trasbordo, no cuenta aún con un ascensor, con las consiguientes dificultades para las personas con problemas de movilidad.

El alcalde, explica que en 2014 se adjudicaron las obras que arrancaron dos años después para paralizarse a los pocos meses sin explicación alguna. Desde que él llegó a la alcaldía, dice, ha ido pidiendo información de por qué se paró la obra y por qué no se reanuda. El alcalde asegura que ha llegado a la conclusión de que el problema es el gobierno central, titular de esa estación, porque las obras pendientes en la localidad dependientes de las administraciones valencianas sí que se han ido desbloqueando progresivamente.

Dada la situación y la falta de explicaciones, y según ha explicado el alcalde a la Ser, se dirigió a Renfe para solicitar personal de apoyo para ayudar a las personas con movilidad reducida, pero tampoco ha obtenido respuesta. Y la situación ha llegado a tal extremo que ahora el alcalde abre una doble vía de protesta: la protesta política, a través de enmiendas, preguntas parlamentarias o incluso reuniones con responsables ministeriales, y la de la protesta en la calle y aquí no descartan, incluso, manifestarse en Madrid.

La Cadena Ser ha consultado a Renfe, que explica que lo ocurrido entra dentro de lo normal y que se debe a la nueva ley de contratación de obra pública que impide incluir modificados en una obra una vez esta se ha puesto en marcha. Y aseguran que este fue el caso. Las obras, según las fuentes de Renfe consultadas por la Ser, fueron adjudicadas por algo más de un millón de euros a Dragados. La obra comenzó pero la constructora solicitó un modificado. En virtud de esa nueva ley que busca evitar sobrecostes, la obra se detuvo y está pendiente del informe que debe emitir la inspección autorizando o no el modificado, del que no dan detalles. Las mismas fuentes aseguran que todo está en vías de solución aunque no dan fechas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?