¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una enferma de cáncer, discapacitada y obligada a trabajar, pide ayuda para recurrir al Supremo

La afectada hace un llamamiento para que un letrado pueda llevar su caso tras perder la apelación en el juzgado ordinario

Rosario cuenta con informes médicos que avalan su dispacidad por las secuelas del cáncer de mama /

Una vecina de la provincia de Málaga pide ayuda para poder llevar ante el Tribunal Supremo su caso. Ella denunció que el Instituto Nacional de la Seguridad Social le obligó a trabajar a pesar de tener una dispacidad reconocida del 41 por ciento tras padecer un cáncer de mama. La afectada -que fue cajera en un hipermercado- perdió el juicio contra el organismo público que la considera "apta" para seguir desarrollando cualquier tipo de trabajo. En los últimos días ha perdido también el recurso de suplicación, lo que le obliga a acudir al Supremo (para lo que dispone de diez días). La mujer apenas tiene recursos económicos y pide la ayuda de algún abogado que sea capaz de instuir su caso de forma desinteresada.

La historia de Rosario

El Instituto Nacional de la Seguridad Social obligó a Rosario a trabajar a pesar de tener una dispacidad reconocida del 41 por ciento. La afectada -que fue cajera en un hipermercado-  perdió el juicio contra el organismo público que la considera "apta" para seguir desarrollando cualquier tipo de trabajo.

Los informes médicos de la Junta de Andalucía desaconsejan que haga esfuerzos con los brazos por su cáncer de mama. Tres veces en semana acude a consulta para seguir el tratamiento. A Rosario, que tiene 35 años, no le renovaron el contrato tras comunicar en su empresa que padecía cáncer. Estuvo varios meses cobrando la baja laboral por la mutua pero al acabar la ayuda la Seguridad Social consideró (en base al informe del tribunal médico) que no se debía declarar la "incapacidad permanente" por las secuelas que le había dejado la enfermedad.

Rosario cuenta con los informes médicos que avalados su estado. Casada y con dos hijos pequeños (de 3 y 5 años), la familia apenas tienen ingresos económicos para poder hacer frente a los gastos corrientes y el pago de la hipoteca.

Tras demandar a la Seguridad Social, y esperar un año la celebración del juicio, la magistrada de lo Social número 12 de Málaga -que ha instruído el caso- ha dictaminado a favor del organismo público que la obliga a trabajar. Una vista oral que apenas duró cinco minutos "y donde la jueza ni me miró a la cara", según denuncia la mujer.

El caso de Rosario no es aislado.

Son muchos los enfermos de cáncer que, a pesar de los informes médicos que desaconsejan que vuelva al trabajo, deben regresar a su empleo con el riesgo de que las secuelas y el esfuerzo provoquen un empeoramiento de la afectada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?