¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sorpresa en el gobierno por el portazo de Blanco

Las oposición cree que el consejero se va por "razones personales"

Una cámara de televisión toma imagenes del presidente del Principado mientras atiende a los medios en los pasillos de la Junta General hace una semanas. /

Nadie esperaba en este momento, tampoco en el Consejo de Gobierno ni en el grupo parlamentario socialista, la dimisión del consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, a pesar de que era conocida su escasa sintonía con el presidente, Javier Fernández, durante todo el proceso de primarias en el PSOE. La dimisión en este momento exacto fue tan sorpresiva que esta misma mañana quedó prácticamente sin contenido el Pleno de la Junta General del Principado que tuvo que verse precedido por una reunión de la Junta de Portavoces para retirar las interpelaciones a las que habría tenido que responder. El Pleno retrasó su inicio una hora por este motivo.

La inclusión por parte del Consejo de Gobierno de nada menos que media docena de preguntas al consejero dimitido en el Pleno de hoy es un indicativo objetivo de que nadie esperaba su dimisión. Pero es que además fuentes consultadas por la SER indican que tampoco en el Consejo de Gobierno de ayer era conocida su decisión, materializada pocas horas después.

Desde los grupos de oposición, todos relacionan la dimisión con el proceso de primarias, en el que todo el Consejo de Gobierno y el Grupo Parlamentario estuvo junto a Javier Fernández y apoyaron a Susana Díaz. Podría decirse que Blanco fue el verso suelto, con críticas públicas a lo sucedido en el Comité Federal del PSOE que concluyó con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general y la constitución de una gestora que preside Javier Fernández. En ese sentido se han pronunciado, con diversos matices, Pedro Leal, del Partido Popular, Emilio León, de Podemos, y Gaspar Llamazares.

Pocos se creen que el verdadero propósito de Blanco sea volver a su puesto en la Universidad por mucho tiempo. Hemos hablado con diputados y dirigentes socialistas. Nadie quiere pronunciarse de forma abierta pero casi todos sostienen en privado que Francisco Blanco tendrá un papel importante en la política asturiana con la nueva dirección de Ferraz. Su excelente relación con la senadora, María Luisa Carcedo, y su experiencia institucional en el Ayuntamiento de Gijón y en el Gobierno de Asturias, le convierten en uno de los principales referentes ante el nuevo panorama interno del PSOE. No faltan incluso quienes, en el seno del PSOE, creen adivinar una futura “bicefalia” en el socialismo, con una persona distinta al frente de la FSA y de su máxima representación en el Principado, al estilo de lo que se ha visto con Luis Martínez Noval como secretario general cuando Pedro de Silva, Antonio Trevín, Juan Luis Rodríguez-Vigil o Vicente Álvarez Areces fueron presidentes, o después en la “cohabitación” entre Javier Fernández en la FSA y Areces en Presidencia. En realidad, la excepción en este aspecto fue Javier Fernández, el único que ha hecho compatible la presidencia o la portavocía del PSOE con la Secretaría General de la FSA.

Cargando