¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Quién fue el guitarrista Segundo Pastor y por qué tiene una plaza en Cuenca

Nacido en Poveda de la Sierra, este concertista vivió desde niño en Cuenca, ciudad en la que se formó, de la que es Hijo Adoptivo y que llevó por todo el mundo en las notas de su guitarra

Ilustración de Segundo Pastor. /

Esta semana en ‘Páginas de mi Desván’ y bajo el título de “La guitarra primero, y Segundo Pastor (olvido conquense en su centenario natal)”, José Vicente Ávila rescata la figura de este tan grande como sencillo músico concertista, que hizo un viaje desde Cuenca hacia el mundo, con su guitarra bajo el brazo, ofreciendo conciertos y enseñando a sus aventajados alumnos.

'Páginas de mi desván' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Segundo Pastor fue un profesor y concertista que se hizo conquense a los diez años que es cuando llegó hasta Cuenca desde Poveda de la Sierra, la localidad guadalajareña en la que nació el 23 de junio de 1916. Hasta aquí lo trajo un tío suyo, que era sacerdote, junto a su hermana Marina para que estudiasen. Sus primeras notas musicales provienen de la iglesia de Poveda donde a los nueve años ya interpretaba música sacra en el órgano, junto a su tío, mientras cantaba el “Diesire, diesire”, revestido con los negros ornamentos de monaguillo.

Segundo Pastor. / Archivo José Vicente Ávila

El Colegio Rural Agrupado “José Luis Sampedro” de Poveda de la Sierra hizo un trabajo sobre Segundo Pastor en el que se recogía que “en los veranos venía al pueblo a tocar la guitarra y a alegrar a sus gentes. Tocaba "El sitio de Zaragoza" y "Suspiros de una vieja". Hacía muchas veladas donde contaba chistes y anécdotas de las cosas que le pasaban en Cuenca”.

Formado en Cuenca

En Cuenca estudió Bachillerato y Magisterio, en el Instituto que entonces estaba en Palafox y en la Escuela Normal “Fray Luis de León”. Pronto se enamora de la ciudad mientras aprende a tocar la guitarra y crea una “orquestina” en la que incluso gana premios, con Lorenzo Redondo, Daniel Muñoz y otros músicos. Los “mayos” y villancicos forman el repertorio de este grupo.

Segundo Pastor en 1989. / Archivo José Vicente Ávila

Por ejemplo, en el año 1935, en concreto el 27 de julio, ya con 19 años, Segundo Pastor ofrece un concierto en el Círculo de la Constancia junto a otros jóvenes estudiantes como José Miñana, Lucita Moya y Manuel Alarcón, noticia que incluso aparece en “Abc”. También en “El Defensor de Cuenca” aparece una amplia reseña con el título “Un concierto y dos concertistas” que comienza así: “Gran triunfo el conseguido el sábado 27, por dos artistas que apenas han comenzado a vivir. […] Segundo Pastor, más conocido que el anterior por llevar más tiempo entre nosotros, es un guitarrista poco común. Formado aquí en Cuenca, solo, a fuerza de estudio y horas de trabajo, ha logrado descubrir los secretos de la guitarra, y digo ha logrado, porque para su mano izquierda no hay campo”. Cita el cronista la ejecución que hizo de obras como Granada, de Albéniz; Capricho árabe, de Tárrega, o sus estrenos de la Danza V de Granados y Sevilla, de Albéniz.

Era cercano, afable y tenía cierto sentido del humor. Siempre que se le llamaba para tocar la guitarra en algo referido a Cuenca solía acudir, como en el programa de RNE “Estudio 15,18” que emitió en 1975 desde el Museo de Arte Abstracto, Eduardo Sotillos, con intervención de Segundo Pastor, que “nos ha deleitado con su ‘Leyenda del Júcar’”, comentaba el propio Sotillos.

En la tele

En 1975 Segundo Pastor inició unas lecciones instrumentales en Televisión Española, que tuvieron mucho éxito y dio popularidad a la guitarra clásica. Antes de ir a la tele, Segundo Pastor ofreció una serie de conciertos en el Castillo de Belmonte, San Clemente, Motilla del Palancar y Tarancón. Comentaba entonces que estaba maravillado de la reacción que había tenido la juventud de estos pueblos en sus recitales: “En algunos sitios me preguntaban que cuál era mi opinión sobre Cuenca. Yo les dije que si no sabían lo que era amor; el amor es una cosa sólo. Esto es lo que Segundo Pastor siente por Cuenca”.

Hijo Adoptivo

Cuenca fue agradecida con Segundo Pastor, quien recordaba emocionado el día 21 de septiembre de 1985, festividad de San Mateo, ya que en tan señalada fecha histórica para la vida conquense recibió el título de Hijo Adoptivo de Cuenca, siendo alcalde José Ignacio Navarrete, en un emotivo acto celebrado en la antigua iglesia de San Miguel.

Noticia en la 'Gaceta Conquense'. / Archivo José Vicente Ávila

José Miguel Carretero trazaba una magistral pieza laudatoria en la contraportada de “Gaceta Conquense” de la que entresacamos algunas líneas: “Pertenece a una generación de hombres de Cuenca (porque conquense es al menos tanto como los aquí nacidos y así lo lleva en su carnet de identidad del alma) a los que la mía y las de los más jóvenes que ya vienen detrás intenta llegar y conocer con avidez pero, en algunos casos, dolorosamente, demasiado tarde: Federico Muelas, Fausto Culebras, Marco Pérez, son mitos entrañables, familiares, a los que se quiere, se estudia en su obra y sobre los que se pregunta a quienes sí convivieron con ellos, buscando así ahondar en su impronta humana.

Gracias a Dios, don Segundo vive [falleció catorce años después] y puede dar fe irrefutable de recitales singulares en el hocino o de aquellos furtivos trajines en pos de una calavera para las andas de la Cruz Desnuda que nos narran los mayores. [Se refiere Carretero a una anécdota contada por su padre en la que algunos jóvenes, entre ellos el músico Pastor, buscaban una calavera en el cementerio allá por los años cuarenta para la Cruz desnuda…].

En la RACAL

El concertista en una actuación. / RACAL

Pastor ocupó el sillón con la letra J de la Real Academia Conquense de Artes y Letras, siendo elegido miembro numerario en 1978, pronunciando su discurso de ingreso en el salón de actos de la Diputación Provincial el 17 de junio de 1988, sobre el tema “Nuestra guitarra: del siglo XVII a Francisco Tárrega”, acompañado de una interpretación musical de su propia obra.

Una plaza con su nombre

Un año y medio después de su muerte, el 15 de abril de 1994 la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento acordó dar el nombre de las siguientes calles en el residencial “San José”: a César González Ruano; a Lorenzo Goñi; a Alfonso Cabañas y plaza de Segundo Pastor.

Falleció el 8 de noviembre de 1992 y semanas después se celebró un homenaje póstumo en San Miguel, promovido por el alcalde José Manuel Martínez Cenzano.

Pasado el centenario de su nacimiento bueno sería que en otoño se le recordase en el veinticinco aniversario de su muerte, aunque su música y su recuerdo siempre quedan.

Cargando