¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DIRECTOMontoro asegura que el control del presupuesto catalán será 'indefinido'

JULIÁN GÓMEZ-CAMBRONERO

¿A dónde nos llevará la investigación biomédica en un futuro cercano?

  Hablemos de los temas que han ido surgiendo de manera vertiginosa en biomedicina en los últimos años: el genoma humano, el origen biológico de las enfermedades mentales, la medicina regenerativa, las nuevas técnicas de edición genómica y las nuevas armas moleculares en la lucha contra el cáncer.

El genoma humano

Hoy es posible analizar la expresión simultánea de 23.000 genes mediante la tecnología de “microarrays” en muestras de pacientes. Conocer el genoma humano base por base, ha cambiado y seguirá cambiando la Medicina. Se ha hablado mucho de medicina individualizada. Aunque en teoría se podrían diseñar nuevos fármacos y para ahondar en las causas de las alteraciones patológicas, su utilidad predictiva en el ámbito médico es mucho más limitada, de momento, de lo que se creía al principio. ¡Pero no hemos hecho mas que empezar!

El origen biológico de los trastornos mentales

 A pesar de los avances en el diagnóstico y la terapia de las enfermedades mentales y neurodegenerativas no se sabe a ciencia cierta hoy por hoy el origen biológico (es decir, genético o molecular). Si se supiera, se podrían diseñar nuevos fármacos para poder ayudar a las personas que las padecen. Y ahí es donde reside la nueva investigación. Las nuevas revoluciones en el campo de la neurobiología son, por una parte, el ‘Proyecto Cerebro Humano’ europeo que trataría de simular matemáticamente 86 mil millones de neuronas y 100 mil millones de sinapsis parara algún día tratar de entender mejor su funcionamiento. En paralelo, EE.UU. lleva a cabo el programa BRAIN, con nuevas tecnologías, que beneficiaría a pacientes con Alzheimer, Parkinson o depresión y ansiedad.

La medicina regenerativa

 La regeneración y reconstrucción de órganos implica un enorme potencial científico y clínico y la investigación académica e industrial están invirtiendo masivamente en este área. Ingeniería y Biología se aúnan en este tema, con el último objetivo de reemplazar, en el futuro, tejidos y órganos enfermos. Se piensa también en transplantes de tejidos de cerdo humanizado para evitar el rechazo o infección para tratar de reconstruir riñón, córnea, pulmón, hígado, corazón y páncreas. En este sentido, las células madre pluripotentes inducidas (iPSC) han recibido mucha atención, si bien las promesas de la medicina regenerativa son grandes, existe hoy el peligro de clínicas que ofrecen tratamientos no probados y que debemos estar alerta.

Técnica de edición genómica CRISPR

 Podríamos pensar en unas “tijeras moleculares” que pueden cortar cualquier molécula de ADN de una manera muy controlada y precisa. Se puede eliminar un gen no funcional insertando un nuevo segmento de ADN. Esta ‘herramienta molecular’ es parecida a la ‘terapia génica’ y los objetivos iniciales podrían ser enfermedades causadas por mutaciones de un solo par de bases en el ADN, como la fibrosis quística, la hemofilia y ciertos tipos de anemia. El lado oscuro de esta técnica es que también podría ser utilizada para modificar los genomas de embriones humanos lo que no se puede ni debe permitir.

Nuevas armas contra el cáncer

 La inmunoterapia, es un nuevo tratamiento que trata de restaurar o intensificar la capacidad del sistema inmunitario para detectar y combatir el cáncer “desde dentro”, destruyendo las células anormales. Una técnica, todavía en fase experimental, sería la de la transferencia celular adoptiva, consistente en extraer del paciente ciertos glóbulos blancos que han invadido el tumor del paciente (los llamados “linfocitos T citotóxicos infiltrados en el tumor”), seleccionar en el laboratorio las células con actividad antitumoral, aumentar su población y activarla, para después volverlas a inyectar al paciente y esperar a que ellas destruyan las células tumorales.

 Hoy existe un optimismo real, casi una ‘revolución’ entre los investigadores que luchan día a día por encontrar las claves para ayudar a tantos pacientes que aun siguen esperando la cura a sus enfermedades. Las áreas descritas prometen nuevos conocimientos para continuar la investigación en el laboratorio y su aplicación clínica. Sigamos teniendo esperanza en nuestros investigadores y su labor en el laboratorio y en un futuro que irá encontrando respuestas para devolvernos la salud.

 (*) El Dr. Julián Gómez-Cambronero, natural de Manzanares, es Brage Golding Distinguished Professor of Research, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Facultad de Medicina en Wright State University, Ohio (EEUU), director de investigación sobre la inflamación y el cáncer y Visiting Professor en Harvard Medical School (Boston).

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?