¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una testigo asegura que Rodríguez y Gijón participaban en orgías con droga organizadas por Cursach

Dice que las chicas eran sometidas a palizas y vejaciones. Una de ellas acabó ingresada con el bazo roto. "Rodríguez salía del local en un estado lamentable y totalmente pasado de cocaína y alcohol"

Una testigo del caso de presunta corrupción en la Policía Local de Palma asegura ante el juez y fiscal que José María Rodríguez y Álvaro Gijón participaron en orgías y fiestas organizadas y financiadas por Bartolomé Cursach en su vivienda y en un prostíbulo de Palma.

Esta mujer, que ha declarado en diferentes ocasiones, explica que las fiestas las pagaba Cursach y que Rodríguez y Gijón eran quienes pagaban la cocaína. Según su relato, el ex secretario general del PP, Rodríguez, estuvo en una de las fiestas donde a una chica le dieron una paliza y acabó ingresada con el bazo roto sangrando por la boca y vagina. Luego, dice, la chica agredida le contó como Cursach le ofreció mucho dinero, asegura, por volver a su país de origen, Brasil.

Esta mujer explica que las chicas cobraban "muy bien pero tenían que someterse a vejaciones como palizas, sobredosis y prácticas sexuales violentas". Relata que Rodríguez "podía estar tardes enteras en el prostíbulo de Palma" y que sus compañeras le contaban que "tenía gustos extraños y peligrosos" y que cuando las chicas de la casa no accedían a satisfacerle, él ordenaba que subieran chicos y chicas de la calle para que tuvieran relaciones entre sí y con él.

Explica que cuando se quedaban sin dinero, Rodríguez llamaba al empleado de un banco que le traía más al prostíbulo. 

Dice que Gijón también acudía a ese prostíbulo "en coche oficial" aunque de forma esporádica. En alguna ocasión lo hacía con coche oficial. De hecho, en una de sus declaraciones ante juez y fiscal, describe con detalle al chófer que llevaba a Gijón. La mujer explica que cuando Rodríguez salía del local le recuerda "en un estado lamentable y totalmente pasado de cocaína y alcohol".

La mujer cuenta también un episodio que se dio en el MegaSport, gimnasio de Cursach. Ella tiene una empresa de eventos deportivos y ejerce, según su relato, de manera clandestina la prostitución de lujo. Cuenta como durante un torneo de pádel que ella organizó en el gimnasio de Cursach, Álvaro Gijón le dio una llave de un despacho donde "no podía pasar nadie" salvo dos personas que vendrían con un paquete. Ella vio como esas dos personas acudieron al despacho con cocaína que prepararon en una paellera. "Se prepararon unas rayas y se colocaron unos trozos de pajita a su lado". Cuando la droga se acabó, dice que Gijón le pidió que fuera a por más a una casa de la calle Manacor "donde él ya había avisado" de que acudiría alguien a por más droga. También le pidió que recogiera a unas prostitutas para llevarlas hasta el gimnasio pero se negó y acudieron en taxi. Una vez en el gimnsasio, José Ramón Orta, que ahora es abogado de Gijón y que entonces era director general de Seguridad Ciudadana fue quien pagó a las chicas. Orta, Gijón y otras dos personas se quedaron con las chicas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?