La desembocadura del Segura, convertida en "mar de plástico"

Greenpeace pone como ejemplo la desembocadura del río Segura en Guardamar en su campaña europea para denunciar la contaminación por residuos plásticos que sufre el mar Mediterráneo

El buque insignia de Greenpeace, el Rainbow Warrior ha comenzado en Valencia una campaña europea para denunciar la contaminación por residuos plásticos que sufre el Mediterráneo. Los datos son demoledores. La concentración de éste material es similar a la de las cinco islas de plástico descubiertas en los océanos, dos en Pacífico, dos en el Atlántico y una en el Índico.

¿Pero cómo es ello posible, de dónde proceden estos plásticos? Pues el 80% directamente de tierra. ¿Cómo? Sí, aquella botella de agua olvidada, esa cucharilla de café o esa bolsa que no se dejó en el contenedor correspondiente termina degradándose y descomponiéndose en el mar. Aunque vivamos alejados de las costas parte de nuestros desechos plásticos terminan conducidos por la gravedad, los desagües, las acequias y los cursos fluviales en el mar.

greenpeace

Y una prueba gráfica de cómo llegan estos residuos al Mediterráneo, son las imágenes tomadas por Greenpeace hace unos días en la desembocadura del río Segura, en Alicante. Miles de envases plásticos, principalmente envases de bebidas, son arrastrados por corrientes y mareas hasta las playas y el mar todos los días. Allí se descomponen durante décadas o siglos pasando a formar los microplásticos que alimentan la creciente contaminación de los océanos.

Según dicen desde Greenpeace, "imágenes como las del río Segura no parecen propias de un país donde los responsables de vender esos envases (marcas de bebidas, envasadores y supermercados) aseguran que se reciclan sus envases. Reciclado al que por ley están obligados. Pero la realidad les contradice".

greenpeace

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?