¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cómo era y cómo ha llegado a ser el actual Paseo de San Antonio de Cuenca

Del antiguo Camino de la Mancha al actual Paseo de San Antonio, la historia de esta calle, de este barrio, esconde nombres de personas y establecimientos comerciales en la memoria colectiva de la ciudad

Foto aérea del entorno de la avenida Reyes Católicos y del paseo de San Antonio entre 1960 y 1970. /

Esta semana, en ‘Páginas de mi Desván’, José Vicente Ávila recupera datos de la festividad de San Antonio de Padua, que se celebra en Cuenca en la ermita de las Angustias y en la ermita de San Antonio El Largo. En estas líneas recordamos cómo se fue conformando el barrio actual ubicado en torno al paseo de San Antonio.

'Páginas de mi desván' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

En San Antonio El Largo la tradición, desde muy antiguo, era participar en la romería, en la que no faltaban los puestos de baratijas, “confituras y torrados”. Para darnos idea de cómo era aquella romería tenemos que recordar que la casa-ermita de San Antonio El Largo, con santero incluido, quedaba muy lejos del centro de la ciudad, pues hasta 1960 no se inauguró la barriada del Obispo Laplana, es decir, las Quinientas, y en la década de los 70, las 750 viviendas del Paseo de San Antonio y Avenida Reyes Católicos. En El Consultor Conquense de 1894, el término municipal de Cuenca, con 9.744 habitantes, se componía fuera de la población de cuatro cuarteles y doce distritos. El quinto distrito lo integraban la ermita de San Antonio y aledaños, además de las casas de la Vega Tordera, de María del Hoyo y Bella Vista (Buenavista en el decir popular), el Martinete y el Terminillo, y por ejemplo, en el distrito sexto figuraban la Casa Blanca, la de Santa Ana, Molino, Batán y Fábrica de la Noguera de la Alameda.

Como dato curioso, frente al caserío y ermita de San Antonio El Largo se encontraba la Fábrica de Paños, de los señores Peña Muñoz Hermanos, en la margen derecha del río Moscas.

El gobernador civil Antonio Casas en la ermita de San Antonio El Largo en 1980. / José Luis Pinós

La ermita

Los datos de la ermita de San Antonio, situada en un montículo de la Vega Tordera, nos llevan hacia 1770 y en la década de los 60 del siglo XX fue restaurada por iniciativa del entonces párroco de San José Obrero, Domingo Muelas, pues se encontraba en estado ruinoso.

No cabe duda de que este sacerdote y la propia Hermandad de San Antonio de Abajo la impulsaron y durante algunos años la procesión no sólo recorría el entorno de la ermita, sino que lo hizo por el Paseo de San Antonio, conocido tiempo atrás como el antiguo Camino de la Mancha por los carreteros y conductores de diligencias camino del Sur. El Paseo de San Antonio dejó de ser paseo de paso, codo a codo con el ferrocarril, para convertirse en barriada luchadora y emprendedora.

Ermita de San Antonio El Largo. / Ana Muñoz.

Cómo era la calle

Viejos parajes son ya historia, como la reguera de Santa Ana o los solares donde se ubicaban contadas empresas de antaño, como la fábrica de maderas de Juana López San Juan y J. del Pozo, que tenían serrería mecánica en el número 20 del Paseo de San Antonio; o el almacén de leñas de Antonio Cebrián, en el número 4. Y al principio del Paseo, casa “La Pilarica”, que surtía a su distinguida clientela de vinos, licores y resoli. También a remediar sus males iban las gentes de Cuenca, allá por 1935, al Sanatorio Quirúrgico que en el Paseo de San Antonio número 10, atendían los doctores García Cubertoret y Miguel Suay Rubio.

750 viviendas

Artículo sobre las fiestas de San Antonio publicado en El Día de Cuenca el 16 de junio de 1991. / Archivo de José Vicente Ávila.

La barriada de San Antonio dio el gran estirón a partir de 1973, con la construcción de las 750 viviendas y fue en 1978 cuando aquella primera directiva de la Asociación de Vecinos, presidida por Enrique López y completada con estos nombres, reivindicó la fiesta para el 13 de junio como día principal: Antonio Prieto Carretero, Teófilo Polo Marín, Luis Soriano Redondo, Raúl Huerta Sahuquillo, Ángel Pozuelo Martínez, Adolfo González Cerrillo, Alfonso Morillas Mazarío, Francisco Javier García Ruiz, Néstor López Vicente, Cipriano Lozano Carralero, Antonio Carrasco Huerta (que fundo la Hermandad de San Antonio en 1976) y Ángel Moya Pérez, tesorero, que además como buen ebanista hizo las andas para procesionar.

Durante dieciocho años las fiestas tuvieron brillo en la barriada, con sus Reinas y sus Damas, hasta 1996, aunque hoy en día las fiestas de esa zona de Cuenca están más centradas en Buenavista y Santa Ana el 26 de julio. No obstante, se mantiene la misa y procesión en San Antonio el Largo, por el recorrido habitual, y cada 13 de junio el cortejo parte a las siete y media de la tarde, con acompañamiento de la Banda de Música, como viene siendo costumbre.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?