¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Rosendo, cómo hemos cambiado

Toda una vida como obrero del rock, suma ahora un nuevo disco a su bodega musical

Rosendo regresa este próximo viernes, 16 de junio, con un nuevo disco /

Inconfundible en su voz y su música, la encarnación del rock urbano ha decidido que del escenario no se jubila y publica ahora ‘De escalde y trinchera’, decimosexto álbum en solitario de una carrera respetada, alabada y sin una excentricidad que abonara jamás el morbo. El músico más sinceramente normal de cuantos pueblan el Olimpo del rock defiende ‘Que si vengo que si voy’, su nuevo single. Hay que viajar a 1978 para escuchar los inicios del de Carabanchel.

Tras un breve paso por la banda Ñu, Rosendo fundaba los míticos Leño, que contribuían a que la juventud del centro peninsular despertase de la pesadilla dictatorial con temas como ‘Este Madrid’, cuya inclusión en el disco ‘Rock del Manzanares’ de Mariskal Romero catapultó a la banda. Grabaron otros tres discos en cuatro años, con himnos inmortales como ‘Maneras de vivir’.

Los Leño finalmente se separan en 1983 y dos años más tarde, después de mucho sudor, Rosendo debuta en solitario con ‘Loco por incordiar’, un disco que instituye el uniforme del ‘rollo’ rockero de la época: pantalón vaquero, zapatillas deportivas y esa primera camiseta que encontramos en el cajón.‘Agradecido’ o ‘Pan de higo’ fueron algunas de las joyas que nacieron aquí.

Ese estilo de riff de guitarra como introducción y base de sus temas, esas letras lacerantes e irreverentes, aunque nunca de mal gusto, y la melena larga sobre el pecho han sido sellos indelebles de Rosendo desde entonces y hasta ahora. Dos discos más recibidos con más fríos que calor y el de Carabanchel cambió de discografía para parir otro clásico del rock: ‘Flojos de pantalón’.

‘Jugar al gua’ se llamó este disco publicado en 1988. Ya por esta época, con diez años sobre los escenarios, eran precisamente los directos los que alimentaban la leyenda en la que ya se estaba convirtiendo Rosendo. Pero nunca ha dejado de publicar novedades, nuevos mensajes en forma de canción, como hizo en la nueva década con el disco ‘Deja que les diga que no!’, de single homónimo publicado en 1991.

Con la influencia clara de músicos internacionales como Rory Gallagher, el de Carabanchel le ha cantado a la sociedad de consumo, a la insaciabilidad política o a la desidia de su hijo, Rodrigo, ahora gran músico pero pasota de libro entonces cuando en 1994 su padre le cantaba ‘¿De qué vas?’.

Vamos no obstante dando saltitos por la discografía del rockero, que en 1998 alcanzaba su novena estación con ‘A tientas y barrancas’. Ya convertido en ídolo tras dos décadas en activo, no ha vuelto a crear himnos que queden en la memoria colectiva del rock urbano, pero sí temas que siguen dando que hablar como ‘Vaya ejemplar de primavera’, que luego abriría su directo desde la cárcel de Carabanchel.

Rosendo abandona en buena medida los teclados y endurece un poco su sonido, haciéndolo algo más hard rock. Algo que mantendría en el nuevo milenio, con discos como ‘Veo, veo… mamoneo!!’, publicado en 2002 y que incluía uno de temas con los que consiguió prédica incluso en las listas de las radiofórmulas:‘Masculino singular’.

Desde entonces cada vez que habla Rosendo en un nuevo disco es para, desgraciadamente, ponernos ante el espejo de la sociedad que construimos. Y, especialmente, desde el punto de vista político. Damos el salto hasta 2013 para despedir este homenaje con el disco ‘Vergüenza torera’, con single homónimo en el que llega a experimentar con los efectos de voz para demostrar que sigue siendo el mismo de siempre.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?