¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Razonador completó el recorrido en menos de una hora

Saldo de la carrera: dos heridos leves y uno trasladado al Virgen de la Concha por una posible fractura de tibia y peroné

Razonador ya de vuelta en los toriles /

56 minutos. Ese es el tiempo que ayer necesitó Razonador para llegar al matadero después de que, en el último tramo, la concejalía decidiera recortar el último tramo del recorrido después de que el astado se mostrara reacio a avanzar en el recorrido. Un recorte que sin embargo no ha ensombrecido la carrera del enmaromado, uno de los más veloces de los últimos años. El toro de Las Ramblas, que estrenaba toril y mueco, enfiló sin problema la primera parte del recorrido. Con un trote continuo y salvo escasas paradas, realizó las dos primeras partes, pero se mostró receloso a la hora de recorrer la calle Ancha. Allí se detuvo durante algo más de 15 minutos, momento en el que la organización decidió hacerle retroceder y recortar el recorrido por la calle Agujero, que recorrió rápidamente. Patricia Martín, la concejala de fiestas, justificaba la decisión de recortar ese último tramo precisamente en el prolongado parón del toro, y hacía un balance positivo del festejo. Un buen recorrido que el alcalde, Luciano Huerga, quiso vincular también a las obras realizadas en el toril, que defendió con ese mismo argumento frente a las críticas que en pasadas fechas habían realizado entre otros los concejales populares, en la oposición, por el gasto de 45.000 euros que supusieron. Lo cierto es que Razonador dejó buen sabor de boca también para los corredores, poco acostumbrados ya a carreras tan continuas.

La carrera no sólo fue rápida, sino que el trote de Razonador, que no se fijaba en los corredores, permitió que se cerrara sin apenas incidentes, ninguno de ellos por asta de toro. En el hospital de campaña tan sólo se atendieron tres heridos, dos de ellos leves y uno más que fue trasladado al Virgen de la Concha tras una primera revisión radiológica en el Hospital Comarcal de Benavente, una posible fractura de tibia y peroné con pronóstico reservado.

Y aunque no hubo incidentes de otro tipo, sí que se dejó notar una mayor presencia de efectivos de la guardia civil y policía local. Casi un centenar de guardias civiles, provenientes de distintas comandancias y apoyados por un helicóptero del “benemérito cuerpo” desplazado desde León dieron apoyo a la plantilla de la policía local. Una presencia que según manifestaron los cargos al mando, tenía un fin preventivo y no respondía a ninguna amenaza concreta. Un dispositivo que al final no tuvo que intervenir en ningún conflicto, a pesar de que en días anteriores y a través de las redes sociales se había convocado a antitaurinos a acercarse a Benavente a mostrar su rechazo al festejo

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?