¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Policía reconoce que nunca llegó a identificar el dispositivo que grabó a la infanta

Los funcionarios ratifican que no pasaron los controles de seguridad ese sábado

La inspectora jefe de la Policía Nacional encargada de la investigación sobre la grabación clandestina de la declaración de la infanta Cristina reconoce que nunca se pudo identificar el dispositivo que filmó las imágenes. "Pudo ser un maletín, un reloj, un botón, un pendiente" ha reconocido la inspectora, que ha recalcado que el vídeo que se difundió en la plataforma de internet había sido "manipulado y editado".

La inspectora, que ha declarado como testigo, ha descartado además que la abogada María del Carmen Jiménez pudiera ser la autora de la grabación con los datos que recopilaron. "Está descartada" ha dicho después de valorar los datos que el grupo de investigación había recogido, que apuntan a que la grabación se hizo desde la tercera fila, en el extremo de la derecha. El lugar en el que sitúan a ambos abogados, aunque después se movieron y que acudieron en sustitución de otro compañero que estaba ausente.

Durante la tarde han declarado varios funcionarios del juzgado de instrucción número tres de Palma, que acudieron a la declaración por recomendación del juez José Castro y la secretaria judicial que les requirieron su presencia por si había alguna incidencia. Todos han reconocido que no pasaron por el escáner ni el control de seguridad y ninguno ha podido identificar claramente a las personas que se sentaban detrás de ellos, en la tercera fila.

En uno de los testimonios se ha producido un momento de tensión cuando el abogado de Jiménez ha acusado a uno de los funcionarios de actuar en connivencia con otra compañera del juzgado para filmar las imágenes. "¿No es más cierto que se puso de acuerdo con su compañera para actuar en connivencia para grabar las imágenes?" le ha espetado el abogado defensor a uno de los funcionarios, quien ha respondido que la única persona que pudo filmar fue la que estaba situada justo detrás, sitio que corresponde al acusado. El abogado le ha acusado de declarar ante la Policía solo con la intención "de autoexculparse". "La culpa de la grabación es de quien se sentaba detrás" ha zanjado el testigo.

El juicio continuará este martes con las declaraciones de varios testigos, entre ellos abogados y funcionarios del juzgado que no han declarado este lunes. Los dos abogados están acusados de un delito de desobediencia al grabar de forma clandestina las imágenes de la infanta Cristina durante su declaración en la fase de instrucción, por la que se enfrentan a una pena de un año de prisión.

Cargando