¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La literatura juvenil de Roberto Aliaga como opción de lectura para este verano

En el espacio de libros de ‘Hoy por Hoy Cuenca’ recomendamos ‘Cómo arreglar un libro mojado’ para niños de entre 8 y 11 años

El libro está en la sección de préstamo de las bibliotecas municipales de Cuenca. /

Roberto Aliaga (Argamasilla de Alba, 1976) es biólogo de profesión aunque se dedica en exclusiva a la literatura infantil desde el año 2009. Ha publicado medio centenar de libros, muchos de ellos premiados. Su producción se centra sobre todo en el álbum ilustrado, aunque también es autor de narrativa, siempre dirigida a un público infantil.

En el espacio de recomendaciones de lectura de ‘Hoy por Hoy Cuenca’, la responsable de las bibliotecas municipales del Ayuntamiento de Cuenca, Olga Muñoz nos ha recomendado ‘Cómo arreglar un libro mojado’, premio Barco de Vapor 2017.

'Los libros' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

El comentario de Olga Muñoz

‘Cómo arreglar un libro mojado’ es un relato escrito en clave de humor y de una marea ágil pero que encierra una reflexión en torno a un tema tan delicado como son los malos tratos. Aliaga lo hace con delicadeza, sin caer en el dramatismo y ofreciendo una esperanza al final, una salida favorable para el niño que los sufre.

Argumento: El protagonista de la historia, Víctor, hace pis sin querer en un libro que está tirado en el parque donde él va a jugar. Se siente fatal por ello y se lo lleva a casa para tratar de arreglarlo (además su madre es bibliotecaria y teme la bronca...). Tras varios divertidos intentos por arreglarlo, por fin consigue abrirlo y descubre que es un diario.

Por un lado su conciencia le dice que no debería leerlo, pero por otro, también quiere devolverlo a su dueño. Decide compartir su problema con Sara, una niña del parque dos años menor que él y que es su archienemiga. Finalmente, su curiosidad y la de Sara pueden más y deciden leerlo.

Comienza así el misterio por desvelar quién es el dueño del diario a partir de su lectura. La trama va evolucionando de tal forma que ambos personajes se van haciendo amigos, se dan cuenta de que tienen cosas en común y esta relación entre ambos también aporta a la historia buenas dosis de humor.

Poco a poco, los dos niños se dan cuenta de que el libro encierra un caso de malos tratos. Aunque el niño que lo ha escrito habla de una perrita, entienden que está usando esa figura para hablar de él mismo. En principio piensan en llamar a la policía y luego descubren que la víctima es su vecino Carlos, que está utilizando el diario, la escritura para expresar cómo se siente.

Aunque el final de la historia es esperanzador, y Aliaga lo trata con mucha ternura, hay un trasfondo de tristeza, que también compensa con un alegato por la amistad y la empatía.

Estilo: la historia está contada en primera persona y esto crea cercanía, además de ofrecer una reflexión profunda pero de una forma natural y cercana al ser el niño el que la cuenta.

Hay que destacar las magníficas ilustraciones de Clara Soriano, muy expresivas, cercanas a la caricatura, que aportan mayor humor y profundidad a la historia.

En la página de la editorial podéis encontrar, además de información extra sobre el libro, recursos didácticos y propuestas como un taller de escritura para alumnos de 8 a 11 años, edad a la que va dirigido el libro.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?