¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SESIÓN DE CONTROLPedro Sánchez se estrena en el Congreso como presidente del Gobierno

DIARIO DEL ORGULLO

"Recuerdo con impotencia que me echaron de un bar por besarme con mi novio"

En la semana del Orgullo Mundial 2017 hablamos con Luis Alegre, uno de los fundadores de Podemos, filósofo, escritor y profesor en la Universidad Complutense de Madrid

Luis Alegre, tras su entrevista en Radio Madrid /

"Hola mi nombre es Luis Alegre y soy profesor de filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.

"En la más tierna infancia recuerdo que reconocí y localicé que no encajaba exactamente en el sistema de casillas que tenían preparados los ancestros para organizarnos y clasificarnos a todos. Desde luego en la adolescencia era algo que vivía con absoluta nitidez y, sin embargo, no decidí dar el paso de salir del armario hasta la llegada a la universidad.

Yo sabía a la perfección que el principal obstáculo estaba en mí mismo. En cierto modo era perfectamente consciente de que todo mi entorno lo iba a recibir realmente muy bien. Lo que más te cuesta es decirle a tus amigos más cercanos no es tanto que seas homosexual como, que has estado mucho tiempo sin confiar en ellos.

Decidí de una forma bastante consciente esperar a entrar en la universidad, un sitio donde nadie me conocía de tal manera que tenía la oportunidad de ser homosexual desde el principio. Lo había verbalizado con algunas personas antes de entrar en la universidad, pero fundamentalmente fue con una amiga de la facultad con la que más lo hablé y fue quién más me ayudó a salir del armario sin lugar a dudas, es una amiga que se llama Nerea.

A partir de ahí empiezo a salir un poco más por el ambiente, a conocer a la primera gente con la que comienzo alguna relación. Recuerdo, por ejemplo, hace ya muchos años con una pareja, estábamos en un bar, nos dimos un beso y nos echaron del bar. Recuerdo aquello con muchísima indignación, con muchísima frustración y con muchísima impotencia.

Fundé una organización, una de esas cosas que uno hace de joven. Lo hice con el que entonces era mi pareja. Montamos una asociación LGTB de izquierdas que era un poco... Convocamos una besada en la Conferencia Episcopal que, claro, no creo que le hiciera mucha gracia. Tengo la sensación de que la gente más joven es, por lo general, muchísimo más valiente, muchísimo más valiente de lo que lo fui yo a la misma edad.

El Orgullo sigue siendo necesario y sigue siendo necesario que se mantenga el elemento reivindicativo hasta que no se logre una igualdad real, pero, además, yo creo que es importante porque tenemos algo que celebrar y las fiestas del Orgullo reúnen a más gente que San Lorenzo, San Cayetano, La Paloma y San Isidro juntos. Son las verdaderas fiestas de Madrid. Por supuesto que iré al World Pride.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?