¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DIARIO DEL ORGULLO

"Nunca pensé que tuviera que avergonzarme por ser lesbiana"

En la semana del Orgullo Mundial 2017 hablamos con la periodista de TVE Paloma del Río. Desde hace años es la voz de la gimnasia, el patinaje o los Juegos Olímpicos

Foto de archivo proporcionada por la periodista Paloma del Río /

"Soy Paloma del Rio, trabajo en Televisión Española y si habéis visto alguna vez gimnasia, patinaje o Juegos Olímpicos seguro que me habéis escuchado.

Siempre he sentido atracción por las chicas, siempre. Iba a un colegio de monjas y hubo algunas compañeras que me atrajeron más allá de lo que es el compañerismo de colegio y la amistad. Creo que la primera vez que hablé del asunto era con una íntima amiga a la que también le pasaba lo mismo y lo hablábamos abiertamente. Ella creía que tenía un estigma, que tenía un problema. Le daba vergüenza y se avergonzaba de esa situación y a mí me parecía que no había motivo para avergonzarse, al contrario. Posteriormente lo fui hablando con otras personas sin ningún tipo de tapujo porque no me gusta ocultar nada y lo hablo con toda normalidad.

Cuando va pasando el tiempo y ven que eres chica y no encuentras novio te comienzan a preguntar si no te echas pareja. Yo no esperaba que apareciera novio o novia, esperaba la persona y esa persona apareció. Fue con treinta y tantos años. En mi casa no hubo mayor problema, quizá  un poco con las generaciones superiores, con mi madre y mis tías.

Si no consentí en su momento que me discriminaran profesionalmente por ser mujer tampoco lo iba a consentir por mi condición sexual. También es cierto que aquí, en alguna transmisión alguien de los sindicatos comenzó a cuestionar que con quién viajaba, qué si era mi pareja... Curiosamente muchos de mis compañeros técnicos, cámaras que van a las transmisiones lo hacen con sus parejas y nadie dice nada.

Muchas deportistas no quieren salir y viven su condición sexual abiertamente, pero quizá porque están en el mundo del espectáculo, en el mundo del deporte, unos trabajos donde tienen una repercusión social y pueden verse perjudicados, tienen miedo. Vivida mi experiencia y vista la experiencia de personas de mi entorno que han dado el paso, todas han reconocido la sensación de 'si al final no pasa nada, si es que al final no pasa nada'.

Martina Navratilova me sirvió de referente. Ella y otras deportistas que claramente hablaron de su homosexualidad, de su condición sexual. Veías a Martina Navratilova y pensaba 'no pasa nada, esta señora sigue ganando y sigue siendo tan prestigiosa independientemente de qué amoríos tenga'. Los que somos, digamos populares, no voy a hablar por los demás, tenemos una obligación con la sociedad y esto puede ayudar más que perjudicar a la gente que es homosexual y que viven una situación complicada en su entorno, en su pueblo, en su ciudad o donde sea".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?