¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Observatorio Marino de la Universidad retira la boya de Cudillero por falta de financiación

El coordinador del proyecto, José Luís Acuña, lo explica en ‘Asturias Hoy por Hoy’. Lamenta la pérdida de los datos que recababa la boya; muy útiles para los científicos y apreciados por los profesionales de la mar

La boya, fondeada frente a la costa de Cudillero /

La boya que el Observatorio Marino de Asturias(OMA) tenía fondeada a dos millas del puerto de Cudillero ya no recoge datos. Los científicos de la Universidad de Oviedo han tenido que echarla a tierra. La falta de financiación a traído consigo la retirada de este proyecto, tal y como lo anuncia si coordinador el ecólogo marino Jose Luís Acuña: “Hemos tratado de mantenerla, pero hemos tenido la mala suerte de que el proyecto se inició en plena crisis económica y, ya se sabe, en estos casos la ciencia no es una prioridad”.

Este equipamiento, una boya WatchMate de AXYS, se ha venido ocupando de la monitorización del oleaje y los parámetros océano-meteorológicos y su equipamiento incluía una amplia gama de sensores para seguimiento del clima, la calidad del agua y el aire y las corrientes. Los datos que se han obtenido son muy valiosos para el seguimiento del cambio climático y sus consecuencias en los ecosistemas marinos, pero no sólo eso. Desde el principio se pretendió que su uso fuera más allá del ámbito científico. De hecho la boya de Cudillero se concibió como una plataforma para la enseñanza y el desarrollo tecnológico en colaboración con el Instituto Español de Oceanografía y con el proyecto Jóvenes Oceanógrafos, una iniciativa orientada a la difusión de la ciencia entre los estudiantes de secundaria. Además, han sido muchos los profesionales de la mar, aficionados o medios de comunicación que han accedido a los datos públicos de la boya durante el tiempo que estuvo en el agua.

Por eso no hemos podido comprobar los datos que nos ha hecho llegar Puertos del Estado. La red de boyas de esta entidad arroja datos que elevan si cabe más la preocupación, creciente, que provoca la elevación de la temperatura del agua en nuestros mares. Según el Ministerio de Fomento, la Red de Boyas de Puertos del Estado ha registrado máximos históricos de temperatura del agua en el Cantábrico y Mediterráneo. La comparación de los valores medios obtenidos de la Red de Boyas de Aguas Profundas de Puertos del Estado y de la boya costera en Barcelona, confirma varios récords históricos de temperatura en las aguas del Cantábrico y del Mediterráneo durante este mes de junio. Los datos corresponden al intervalo de los años 2007-2017 y entre los días 1 y 22 de junio de cada año. En todos los casos se observan subidas de temperatura que oscilan entre los 0,5 y 2,5 grados centígrados.

El mayor aumento de la temperatura del agua se ha registrado en las boyas del Mediterráneo. Concretamente, la boya de Tarragona arroja el mayor incremento de la península de los últimos diez años, con una subida de 2,53ºC respecto a junio de 2017, alcanzando precisamente en este mes un récord histórico al superar los 27ºC. Del mismo modo, durante este mes de junio se han registrado máximos históricos en la boya de Cabo Silleiro con 19,9ºC y una subida de hasta 1,25 C en 2017, y en la de Bilbao-Vizcaya, con 23,5ºC, el incremento ha sido de 1,21ºC.

No es nada nuevo, nos explica Acuña: “Los científicos ya lo hemos corroborado hace tiempo. Los efectos del cambio climático ya se están notando en nuestros ecosistemas”. Y como muestra, un botón: de nuestro mar, del Cantábrico, ya han desaparecido la práctica totalidad de algas laminarias, las que formaban los bosques del fondo marino. No han podido soportar los sucesivos episodios con temperaturas superiores a los 20ºC. Los expertos lo advierten: es sólo el principio.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?