¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Qué duda cabe

Fin de temporada

Hoy termina esta sexta temporada de Qué duda cabe y echando la vista atrás, cuántas cosas nos ha dejado este año radiofónico dignas de ser adaptadas a novelas, series de televisión o películas de culto.

A principios de temporada hablábamos de la paternidad del presidente Feijoó y de su reelección como presidente de la Xunta. A esta peli la llamaría "El Rey Feijoó, el musical" porque esta cantinela ya nos suena.

Luego le tocó el turno al fatídico comité federal del PSOE en el que Pedro Sánchez salió cadáver político para luego, meses después, resucitar cual mesías de la izquierda. Al primer evento lo titulamos La Boda Roja, en honor a Juego de Tronos y al momento dulce que vive Sánchez ahora lo podríamos llamar: Walking Left, la resurrección de la izquierda.

A lo largo de la temporada he hablado de temas cotidianos como ir al gimnasio, hacer running y otras locuras similares que hacemos para no engordar. A pesar de todo, la barriga crece, las varices salen y nunca estamos contentos con nuestro cuerpo. A esta serie de artículos sobre las calorías los llamaría El Señor de los Kilillos.

En Navidad le dediqué varios artículos a la figura de Jesucristo pero con una peculiaridad, me imaginé a Jesucristo naciendo en los años 80 y por lo tanto, siendo millenial. A estas sagradas escrituras alternativas y posmodernas en el que los mitos cristianos se modernizan, lo llamaría La Bibliapedia. Por supuesto, la Bibliapedia pediría donativos para mantenerse online.

Si usted es fiel oyente de este programa, sabrá de mi afición por las noticias sobre ciencia y este año ha habido unas cuantas muy curiosas: desde los exoplanetas que podrían albergar vida hasta los neurogusanos, esas canciones que se instalan en nuestras cabezas y que no salen de ahí rápido, sino más bien des-pa-ci-to.

También hemos hablado de un aparato que se conecta al móvil y permite dar y recibir besos a distancia, del fósil de animal más grande jamás encontrado y hasta de la teoría de la evolución. A esta serie de episodios sobre ciencia loca los podríamos llamar: Vic Bang Theory.

Pero si de algo he hablado este año es de la estupidez humana y la guerra fría que se está librando en Internet entre el sentido común y lo políticamente correcto. Todos esos episodios podrían formar parte de Cuentos para no dormir, como el extraño caso del cartel de Carnaval y las Viudas de Lugo; o el misterio de los tuits sobre Carrero Blanco.

En fin, queridos oyentes, termino esta sexta temporada con una promesa: mientras haya una curiosidad que contar, mientras la estupidez humana siga campando a sus anchas en las redes, mientras haya al menos un político corrupto, pienso seguir banalizando sobre ello en la radio. Feliz verano y ojo en la carretera. Qué duda cabe.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?