X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

El terreno del Feixolín, inestable por la minería y su ubicación en un valle glaciar

El Instituto Geológico y Minero de España (IGME) recomienda la elaboración de un estudio de detalle para monitorizar el movimiento del terreno de cara a garantizar una adecuada restauración

R.B.

“La explotación minera El Feixolin del municipio de Villablino está activo y sigue en movimiento” rha reconocido Ángela Suárez del Instituto Geológico y Minero de España (Igme) durante las primeras jornadas de geología que estos días se han celebrado en el Aula Geológica de la pedanía lacianiega de Robles.

Desde el Igme reconocen que los continuos movimientos se deben a que Orallo se ubica en un valle glaciar y "con el deshielo comienza a ser inestable, las laderas quedan muy verticales”. Y por otra parte, la actividad minera, teniendo en cuenta que en el año 1991, «cuando todavía no había comenzado la explotación minera, se observa que en esa zona se había producido un movimiento y que posiblemente ya estaba estabilizado, era un movimiento que podría tener más de seis mil años».

Despues de esa fecha, comenzó la actividad tanto en interior como exterior, con la construcción de galerías “se inestabiliza la ladera y al hacer la explotación a cielo abierto en el otro lado se continua inestabilizandola”. Y en la actualidad, con su restauración, Suárez afirma que han colocado una escombrera en la parte superior, lo que aumenta el peso que aguanta la ladera y «sigue moviéndose de manera bastante seria porque estos días hemos visto movimientos muy recientes en la escombrera». Además señala que la antigua carretera antigua que llevaba a las diferentes bocaminas de los distintos pisos está totalmente inestable, «llena de pliegues, de fallas y hemos visto que aparentemente el movimiento va desde la parte superior hasta la parte inferior».

Tras estas valoraciones, desde el Igme consideran conveniente la elaboración de un estudio en detalle, monitorizando el movimiento para determinar las soluciones adecuadas para la zona.