¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

No agiten el avispero socialista

Pedro Sánchez quiere que su hombre fuerte en Madrid, José Manuel Franco, alcance un gran acuerdo que evite unas primarias socialistas agitadas y en división. Voces destacadas del partido aconsejan a Sara Hernández que renuncie a su candidatura para facilitar ese acuerdo y no bloquear sus aspiraciones políticas futuras en Getafe

Ángel Gabilondo junto al diputado José Manuel Franco durante un pleno en la Asamblea de Madrid /

El diputado regional José Manuel Franco se perfila como el nuevo secretario general del PSOE-M, en unas primarias que podrían ser de las menos reñidas de la historia en una de las federaciones más convulsas. Hace una semana, Franco, que fue jefe de campaña de Pedro Sánchez durante el último proceso de primarias, anunció en la SER su intención de liderar el partido en Madrid y medirse por tanto a Sara Hernández, actual secretaria general y alcaldesa de Getafe, en el proceso de primarias se celebrará en septiembre.

La derrota de Susana Díaz, que en Madrid supuso la derrota de los sectores más próximos a Tomás Gómez, ha dejado fuera de juego a varias familias que se aliaron en su día con la presidenta de la Junta de Andalucía creyendo jugar a caballo ganador. Con los llamados tomasistas parcialmente desativados y los partidarios del también diputado regional y senador José Cepeda virando de nuevo hacia el sanchismo, el escenario no es especialmente halagüeño para la actual secretaria general, Sara Hernández, que apoyó en las primarias al candidato Patxi López.

Según ha sabido la SER, Hernández todavía no ha abordado de manera directa este asunto con Pedro Sánchez pero destacados alcaldes socialistas de la región, sugieren a Hernández que es momento de plegar velas y renunciar a una candidatura que tendría escaso respaldo entre la militancia. Sara Hernández ha quedado debilitada y algunos compañeros de partido, próximos en su día a la secretaria general, entienden que Hernández debería centrarse en su trabajo al frente de una de las ciudades más importantes de la región y sumarse al consenso. Una retirada que no dificultaría sus posibilidades de repetir como candidata en Getafe y que permitiría encontrar un acomodo para algunos de sus más estrechos colaboradores en la actual dirección regional. Sara Hernández mantiene el pulso, de momento.

"¡Ya está!" nos admite otro diputado que estuvo próximo a Tomás Gómez, a Eduardo Madina después y que respaldó a Susana Díaz en mayo. Todas las familias coinciden en que ahora toca remar en la misma dirección y sin hacer ruido. "Es lo mejor para el partido en un congreso regional que es la secuela de un congreso federal con unos resultados que para muchos no fueron los previstos".

Otros posibles candidatos

Las primarias de Madrid que se celebrarán a finales de septiembre pueden deparar, en cualquier caso, alguna sorpresa. El camino de José Manuel Franco aparentemente allanado hacia la secretaría general podría verse obstaculizado no tanto por el apoyo orgánico de Ferraz -que obviamente lo tiene- sino por la presentación de alguna voz discordante, quizá con pocas posibilidades pero con ganas de hacer ruido en este proceso.

Al reducirse al 2 por ciento el número de avales requeridos para paricipar, se abre un abanico de posibilidades para líderes de agrupaciones pequeñas que podrían buscar el protagonismo de las primarias. Con la derrota de Susana Díaz se diluyeron las posibilidades de uno de los alcaldes fuertes del PSOE en Madrid, David Lucas. También las del diputado Juan Segovia que dificilmente se arriesgará a una segunda derrota tras perder las anteriores primarias en Madrid. En Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, prefiere centrarse en la gestión local de un municipio en el que está obteniendo buenos resultados y su posición está más próxima ahora al consenso que defiende José Manuel Franco.

Algunas voces en el PSOE apuntan el nombre de otro edil, el actual alcalde de Soto del Real, Juan Lobato que es diputado regional y que podría meterse en esta carrera con el apoyo de algunas agrupaciones de la zona norte. Lobato ha tenido algún encuentro con aquellos que le animan a presentarse para medir sus fuerzas. De momento, no tiene nada decidido.

Está por ver si los tomasistas no sorprenden con un movimiento de última hora o si los sanchistas molestos por la elección de Franco, no transforman sus quejas en los pasillos en una candidatura propia. Esto último parece poco probable.

Cargando