¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"Me han llegado a pedir doscientos euros por dar un concierto"

Dos jóvenes músicos lamentan en HXH Vitoria que no se valore su trabajo y los hosteleros replican que los conciertos no son rentables

Mikel Toledo y David Juárez durante una actuación en un local ajeno a la información. /

En Hoy por Hoy Vitoria hemos hablado con dos jóvenes músicos para conocer un poco más a fondo el mundo de la música, también con hosteleros que nos han dado su opinión sobre este asunto.

Nadie dijo que los inicios fueran fáciles. Abrirse paso tampoco. Tan siquiera mantenerse. Y menos aún en lo que al mundo de la música atañe, donde fácil no hay nada. Berri Txarrak, famoso grupo vasco, con diez álbumes publicados, y que llena salas y festivales por todo el país, ofreció el pasado junio un concierto en un local de Nantes, en Francia. Entre el público una sola persona, lo que no evitó que el conjunto lo diera todo en el escenario. Posteriormente publicaron un comunicado en el que quitaban hierro al asunto, explicando que estas cosas pueden suceder.

Este no es más que un ejemplo de lo difícil de arrancar, mantener y dar a conocer un proyecto musical. Requiere de sacrificios, de invertir mucho tiempo y también de inversiones económicas que son muy difíciles de recuperar, explica el joven músico Mikel Toledo, que ahora ha arrancado un nuevo proyecto como solista. En estas afirmaciones coincide también David Juárez, estudiante en el Conservatorio Superior de Navarra y que trabaja en una academia musical privada de Vitoria, además de participar en numerosos proyectos musicales.

Ambos coinciden en que las condiciones que muchas veces se ofrecen en los conciertos de los bares son muy injustas. “Recientemente me pidieron doscientos euros por tocar en un bar del Casco Viejo de Vitoria” explicaba Toledo. Juárez ve el problema en la forma en la que los hosteleros enfocan los conciertos: “deberían tratar la música como un regalo a sus clientes, y no únicamente como una forma de llenar el local; tan trabajador es el hostelero como nosotros.”

Los hosteleros preguntados por la CADENA SER, por su parte, admiten que las condiciones que muchas veces se ofrecen a los músicos no son justas, pero argumentan que la caja que hacen durante los conciertos tampoco les permite pagar más. Además, matizan que las condiciones varían dependiendo de los artistas, y reclaman mayor implicación por parte de las instituciones públicas para que estas faciliten ofrecer conciertos en los locales hosteleros ayudando a ofrecer una mayor remuneración a los músicos.

Cargando