¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OPERACIÓN GAZEL

Desmantelada una red que comerciaba carne de caballo no apta para el consumo

En Segovia hay siete investigados y dos detenidos y se han llevado a cabo intervenciones en Escalona del Prado y Navas de San Antonio

La carne era comercializada en Europa y los beneficios de todo el grupo podrían superar los 20 millones de euros anuales. /

La Guardia Civil, en colaboración con Europol, ha desmantelado una red que comerciaba con carne de caballo no apta para consumo que era distribuida por Europa. La operación ha sido desarrollada en coordinación con Francia, Portugal, Bélgica, Italia, Rumanía, Suiza, Holanda y Reino Unido.

En España han sido detenidas 65 personas por maltrato animal, falsedad documental, prevaricación, contra la salud pública, blanqueo de capital y organización criminal. En el caso de Segovia, hay dos detendios y siete investigados y las intervenciones se han realizado en los municipios de Navas de San Antonio y Escalona del Prado.

La operación "Gazel" la descubrió hace unos meses el diario El País y ahora es cuando la Guardia Civil ha levantado el secreto de las actuaciones.  El pasado verano se detectó indicios atípicos en el sector de la comercialización de la carne de caballo que llamaron la atención tanto de profesionales del sector como de los agentes del SEPRONA de la Guardia Civil, lo que dio inicio a la operación “Gazel”.

Agentes de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente de la Guardia Civil iniciaron una investigación que permitió comprobar la existencia de una trama que adquiría caballos en malas condiciones, viejos o, simplemente, bajo la calificación de “No aptos para consumo” y los sacrificaba en dos mataderos concretos.

Estos animales procedían de Portugal y de varios puntos del norte de Españay eran distribuidos de diversas formas, aunque principalmente su carne era manipulada en una planta y desde allí enviada a Bélgica, siendo este el mayor exportador de carne de caballo de toda la Unión Europea. Los datos así recogidos permiten confirmar que el destino de estas carnes se situaba siempre fuera de España, dado que las muestras recogidas en nuestro país se corresponden con partidas que entrarían en la línea de exportación.

Los investigadores concluyeron que la parte española de la trama era una pequeña porción de una estructura extendida por toda Europa bajo el control del ciudadano holandés. Por ello, la Guardia Civil desplegó a más de 300 agentes del Cuerpo de distintas especialidades en dieciocho provincias, registrando simultáneamente 29 ubicaciones.

Al mismo tiempo, la Guardia Civil realizó una veintena de inspecciones, procediendo a la detención en esa primera jornada de más de 20 personas, ocho de las cuales ingresaron en prisión tras declarar ante la Jueza instructora. Las actuaciones posteriores han hecho crecer la cifra de personas investigadas y detenidas hasta superar los 65.

Cargando