¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Un hombre admite que mató a su hermano en Ibi tras discutir por la pensión de la madre

La fiscalía, que solicita provisionalmente trece años de cárcel para el sospechoso, sostiene que el agresor utilizó un fragmento de un cenicero para situarse encima de su hermano y cortarle el cuello

El acusado en una imagen de archivo /

Un acusado ha admitido hoy durante un juicio con jurado que mató a su hermano en Ibi (Alicante) durante una discusión motivada por el reparto de la pensión que cobraba su madre, enferma de alzheimer.

Aunque el procesado, Julián B.M., ha reconocido que le seccionó el cuello con un trozo de cristal de un cenicero roto durante el forcejeo, tal y como afirma la fiscalía, los forenses que hicieron la autopsia han descartado que ése fuera el arma homicida y se han decantado por el uso de un cuchillo.

Los hechos ocurrieron sobre las 8.45 horas del 8 de febrero del pasado año, en el domicilio familiar, en la calle San Isidro de Ibi, cuando el fallecido, Antonio B.M., recriminó a Julián B.M. que no le diera dinero a su otro hermano de la pensión de su madre, que él se encargaba de gestionar.

La fiscalía, que solicita provisionalmente trece años de cárcel para el sospechoso por un delito de homicidio con la agravante de parentesco, sostiene que el agresor utilizó un fragmento del cenicero para situarse encima de su hermano y cortarle el cuello.

Durante la primera sesión del juicio por estos hechos, que se celebra ante un jurado popular en la Audiencia de Alicante, el acusado ha dado por buena esa versión, pero los forenses han negado después que el trozo de cristal pudiera causar algunas de las once heridas que presentaba la víctima.

Dos de ellas eran mortales -no así la longitudinal de trece centímetros en el cuello que la acusación pública señala en su escrito de conclusiones provisionales-, se localizaban en ambos extremos del cuello, eran inciso-punzantes, afectaron a la vena yugular y a una arteria carótida, y tuvieron que ser realizadas con un cuchillo o un arma blanca similar.

"No es ese arma", ha precisado uno de los forenses, en alusión al trozo de cristal hallado con sangre del fallecido en el escenario del crimen, "porque lo estudiamos y no tiene el filo y la punta suficientes para causar esas heridas".

Tras recibir el ataque, el agredido salió de la vivienda, una planta baja, a la calle, pero se desplomó al suelo ya muerto después de recorrer unos metros.

El acusado ha explicado que intentó taponarle la hemorragia y pidió auxilio, aunque en un primer momento ocultó su participación en la agresión y dijo, "por miedo", que había sido obra de una persona encapuchada que había entrado en la casa.

Más tarde, cuando fue detenido por la Guardia Civil, confesó el crimen y lo mismo hizo con posterioridad ante el juez de guardia de Ibi que le tomó declaración.

La abogada defensora ha mantenido hasta ahora que su cliente solo cometió un delito de homicidio por imprudencia, ya que no tenía intención de matar a su hermano, y pide que se le apliquen las atenuantes de arrebato u obcecación y la de confesión para dejar la condena en tres años de cárcel.

Sin embargo, a la vista del reconocimiento del crimen, la defensa y la fiscalía están negociando un acuerdo relativo a la imposición de la pena, según fuentes jurídicas.

Ambas partes deberán modificar sus conclusiones provisionales antes de que el jurado reciba el objeto del veredicto, tanto para incluir el acuerdo que hayan alcanzado como las precisiones de los forenses respecto al relato de los hechos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?