¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una testigo del caso Cursach denuncia que han intentado sacarla de la carretera mientras conducía

Juicio contra el sobrino de Cursach por amenazas a la testigo, que ha denunciado nuevos episodios de coacciones

Confrontación de versiones en el primer juicio por el Caso Cursach entre el sobrino del empresario Bartolomé Cursach y la testigo protegido número 31. El apoderado del grupo empresarial se sienta en el banquillo de un juzgado de lo penal de Palma acusado de un presunto delito de obstrucción a la justicia, por el que la fiscalía le pide tres años de cárcel. El acusado ha negado amenazas a esta mujer, que además de ser testigo protegida en el caso de la Policía Local de Palma, fue la inquilina de una de sus viviendas.

El juicio se centra en un supuesto capítulo de amenazas que está mujer ha denunciado. Afirma que el pasado 23 de abril el sobrino de Cursach fue a su casa y le amenazó diciéndole "vas a acabar mal" porque sabía que ella iba a declarar en el caso de la Policía Local. El acusado niega los hechos y afirma que acudió a casa de la inquilina porque no le había pagado todavía el mes de abril. Dice que ella no le contestó al telefonillo, que le llamó posteriormente pero que nunca obtuvo respuesta. El sobrino del empresario también ha reconocido que quedó con esta mujer y con el hijo de Cursach el mes anterior, en una reunión en la que ella les comentó que le habían ofrecido dinero para ir en contra del empresario.

Una versión totalmente contraria a la que sostiene la víctima, que asegura que el entorno de Cursach le ha amenazado en diversas ocasiones a raíz de sus declaraciones en el juzgado.

La testigo dice que ha tenido que marcharse de Palma debido a las amenazas. En un relato entrecortado por las lágrimas, ha explicado que fueron el acusado y el hijo de Cursach quienes le pidieron que declarara a favor del empresario en el juzgado. Sostiene que recibió una llamada anónima de alguien que le ofreció 10.000 euros para declarar positivamente sobre el empresario. Un amigo le recomendó que se lo dijera a la policía y, tras hacerlo, dice que el sobrino de Cursach y su entorno comenzó con las amenazas.

Sobre el día concreto de las amenazas que se juzgan, afirma que el acusado le llamó por el teléfono y no quiso atender la llamada. Tiempo después insistió por el telefonillo y ella le comunicó que no pensaba abrir. "Comenzó a chillarme, a amenazarme y a decirme que no acabaría bien", ha señalado la testigo, que afirma que su hijo menor de edad estaba presente. Tras los hechos, fue a presentar una denuncia.

La testigo ha denunciado hoy en el juzgado de guardia que un coche ha intentado sacarle de la carretera cuando acudía a declarar al juzgado. El fiscal ha presentado la denuncia como prueba y, según el relato de la misma, un coche de color negro ha intentado sacar a la mujer de la carretera cuando intentaba incorporarse a la vía de cintura por la salida de Andratx desde la carretera de Manacor. Previamente, según ha asegurado, le había estado siguiendo desde la carretera de Son Ferriol.

 

 

 

 

 

La testigo protegido número 31 en el 'caso Cursach' ha denunciado hoy que, mientras se dirigía a declarar por el primer juicio derivado de esta causa, un todoterreno negro la ha intentado sacar de la carretera en dos ocasiones.

Así lo ha expuesto el fiscal anticorrupción, Miguel Ángel Subirán, en su intervención en el Juzgado de lo Penal número 1 de Palma. En esta causa se juzga al sobrino de Cursach por obstrucción a la justicia y por las amenazas a esta testigo en abril.

"Si hay que tirarla de la carretera, se le tira, si hay que dar palizas, se dan, si hay que difamar, se hace", ha dicho Subirán durante su intervención. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?