¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Nadie quiere la patata caliente

El alcalde de Cotobade atribuyó toda responsabilidad al Concello de Pontevedra y a la Diputación, mientras que tanto la institución municipal como el gobierno provincial aseguran que su actuación fue impecable

Todas las administraciones aludidas, por la forma en que respondieron a un incendio que calcinó un taller una vivienda en Cotobade, se exculpan argumentando que su actuación fue correcta y la responsabilidad de no actuar más rápidamente fue el otro.

El alcalde de Cotobade responsabiliza al Concello de Pontevedra de las consecuencias devastadoras de un incendio, que el sábado por la noche calcinó una nave industrial y la vivienda anexa de la familia propietaria de ese taller que ardió completamente.

Otra vez quejas que vuelven a cuestionar la efectividad del servicio de emergencias, porque se pudieron minimizar los daños si la respuesta de los bomberos del Salnés y O Morrazo fuera más rápida, p si acudieran los bomberos que estaban más cerca, los de Pontevedra.

Hubo cabreo también porque poco después de iniciarse el fuego se personó en el lugar una brigada de la Consellería de Medio Rural, pero no intervino porque no era un incendio forestal.

Cubela habla de un cúmulo de errores en la extinción y coordinación de un fuego que surgió en el cuadro eléctrico de la carpintería. Varios vecinos indicaron al presidente de Cerdedo-Cotobade, que minutos antes se produjo una bajada de tensión en un cuadro de Fenosa. El fuego se extendió con rapidez a un depósito de madera hasta afectar a la vivienda anexa de los propietarios del taller. La gran duda de Cubela está ahora en saber si hubiese sido posible atajar las llamas. El primer error que señala está en la negartiva de la patrulla de Medio Rural a intervenir, justificándose en que no se trataba de un incendio forestal.

El Presidente de Cerdedo-Cotobade dice conocer bien a la familia afectada, a la que brindó todo su apoyo desde el primer mometo, poniendo a su disposición un hostal en la localidad. Oferta que la familia rechazó al disponer de una segunda vivivienda. Ahora, además de comprometerse a coordinar a los vecinos que estén dispuestos a yudar, Cubela hace una llamada de atención para evitar que una situación semejante llegue a producirse.

Cargando